Finalmente tenemos campeón dentro de la primera división del futbol mexicano: los Pumas de la UNAM, quienes consiguieron su séptima estrella en el máximo circuito, ubicándose en los equipos más ganadores de nuestra liga.

Por otro lado, y en la división de Ascenso, los Xoloitzcuintles de Tijuana vencieron al conjunto del Irapuato en duelo correspondiente a la final de vuelta. Este resultado catapultó al cuadro de los Xolos a la primera división, misma que verá debutar a este conjunto que, desde mi punto de vista tiene los argumentos futbolísticos para quedarse en el máximo circuito por varios torneos.

Todos hablan de estos dos temas, infinidad de portadas con los equipos campeones levantando sus respectivos trofeos, entrevistas con los jugadores que componen estas escuadras, etc.

Hay algo que se nos está olvidando, sí, aquél cuadro mexicano que el 26 de enero inició su primera aventura en la Copa Libertadores, ese cuadro que viste de naranja y por el que nadie daba un peso, al que todos creían que con suerte, quedaría eliminado en la fase de grupos, me refiero a los Jaguares de Chiapas.

La aventura inició en la fase de repechaje, donde el conjunto azteca ligó dos victorias cómodas, dejando en el camino al conjunto de Alianza Lima.

Esta victoria lo ubicó en el grupo seis de la competición, en el cual se hallaban cuadros como el Internacional de Porto Alegre, actual monarca de esta prestigiosa Copa.

Contra todos los pronósticos, el conjunto chiapaneco se coló a los octavos de final, instancia donde enfrentó al Junior de Barranquilla, ¿el resultado? Empates en ambos partidos, pero los goles de visitante le dieron el pase al cuadro dirigido por el “Profe” Cruz.

Llegaron los cuartos de final y era el turno de enfrentar a la escuadra de Cerro Porteño, empate en la ida y derrota por la mínima en la vuelta, el sueño para los Jaguares se terminó.

El cuadro de Chiapas hizo algo digno de destacarse, y nadie dijo nada, al día siguiente las portadas estaban ocupadas por la aburridísima final de ida entre Monarcas y Pumas.

Jaguares: un equipo sin presupuesto, el peor de la tabla general durante el Clausura 2011, una escuadra que logró lo que cuadros con una nómina bastante amplia no pudieron, un conjunto que luchó cada pelota dividida por poner en alto el nombre de nuestro país, y nadie fue digno de reconocer la gran labor hecha por los dirigidos por José Guadalupe Cruz.

Quiero dedicar estas humildes líneas en reconocimiento a este cuadro que demostró que el nombre y el prestigio internacional de una escuadra no influyen en el campo de juego.

Así es esto, que el show continúe…

alan_osornio@hotmail.com