Las intenciones fueron claras: prioridad a la Copa Oro, usar el equipo “A” para lograr el campeonato y así acceder a la Copa Confederaciones que se encuentra próxima a disputarse en Brasil.

Hasta el momento, el paso de la selección mexicana en Copa Oro ha sido apabullante, no hay equipo que logre acercarse al buen nivel mostrado por la escuadra que dirige José Manuel De la Torre; ni siquiera Estados Unidos, quien en los últimos años se ha convertido en un dolor de cabeza para la escuadra mexicana.

Una vez más queda claro que México es superior a todos los rivales de CONCACAF, y que difícilmente alguien logrará arrebatarle el título de esta edición. Como dicen “aquí nos tocó vivir” y no queda más que seguir demostrando que el nivel de los nuestros está por encima de las demás selecciones del área.

Lo que me parece preocupante es la otra cara de la moneda: la selección sub22 que representará a México en la Copa América. Todos lo sabemos, el nivel de CONMEBOL es superior al que estamos acostumbrados, allí no existen escuadras como Cuba, Granada o Guadalupe.Y es que, de seguir así, esta selección hecha al vapor no aspira a nada en el torneo más importante de nuestro continente.

Al ver los juegos disputados por esta escuadra, es imposible no recordar las clásicas pruebas para entrar a un equipo: once jugadores con ideas diferentes, sin conocimiento del compañero, cada quien en su canal y nada de buen funcionamiento.

Estamos a menos de un mes de que inicie este certamen, y desde ahora lo digo: no esperemos nada de esta selección. No sería de extrañarse ver la peor participación de México en esta copa. Nadie puede defender a esta escuadra, no existen argumentos futbolísticos para hacerlo.

No se trata de hacer comparaciones, simplemente se trata de no ocultar la realidad…


alan_osornio@hotmail.com