Santiago Creel Miranda decidió buscar, una vez más, la candidatura presidencial de su partido, el PAN.

En 2006 la buscó, con el apoyo del entonces presidente Vicente Fox, y perdió ante Felipe Calderón que hoy despacha en Los Pinos (porque a Palacio Nacional no va ni por equivocación).

En esta ocasión podría obtener un sonoro triunfo o volver a perder ante Felipe Calderón que decida impulsar a su delfín para la elección del primer domingo de julio del próximo año.

Pero vayamos por partes.

El miércoles pasado, Creel solicitó licencia al cargo de senador ante la Comisión Permanente.

El perredista Pablo Gómez no estuvo de acuerdo. “A mí me da mucho gusto que Creel haga maniobras políticas legítimas en su partido y sea aspirante, lo que no me parece correcto es que se use al Congreso para eso, porque evidentemente aquí el Congreso le da licencia y forma parte de la maniobra, y eso me parece que no es algo que dignifique al Congreso”, dijo.

Para el panista Ricardo García Cervantes, la petición de licencia “está perfectamente fundada en lo dispuesto por el artículo octavo, fracción décimo tercera, 11, 12 y 13 del Reglamento del Senado de la República, porque se separa temporalmente de las funciones de senador, y estando en receso corresponde a la Comisión Permanente aprobarla”.

Otro panista, Humberto Aguilar también salió en defensa de Creel y avaló su derecho a pedir licencia.

La Comisión Permanente aprobó la licencia de Creel que, horas después, acudió a la sala de prensa a encontrarse con el priista Manlio Fabio Beltrones, posar para las fotos y ofrecer una conferencia de prensa.

“Esa licencia me va a permitir dedicarme en cuerpo y alma a todas mis actividades dentro de mi partido. Yo no creo que se puedan tener dos responsabilidades tan serias, tan importantes. Una, la del Senado, y otra la del partido, y servir a las dos de una manera correcta”, dijo.

Creel argumentó que su separación del encargo es para evitar el conflicto de intereses.
Esto molestó a Javier Lozano, el secretario del Trabajo que es bueno para buscar camorra. Y ahora hasta a Creel le tocó.

Lozano dijo en entrevista con Joaquín López Dóriga que Creel fue uno de quienes construyó la reforma electoral que limita a los políticos hacer campañas.

“Cómo es posible que a la luz de esa legislación nos esté planteando que se va a dedicar en cuerpo y alma al tema, si todavía no estamos en elecciones, pero sí está pensando precisamente en hacer todo tipo de actos anticipados de precampaña”.

Creel le respondió: “A Javier le gusta el pleito y déjame decirte que la decisión que yo tomé el día de ayer es una decisión para fomentar la unidad del partido y qué fue lo que propuse, porque Javier a lo mejor leyó mal o alguna transcripción y tuvo algunos gazapos.

Esto movió a algunos panistas que decidieron mantenerse donde están. Josefina Vázquez Mota, la coordinadora de los panistas dijo que de ninguna manera va a solicitar licencia al cargo, y lo mismo dijeron el ya citado Javier Lozano, o Ernesto Cordero.

Pero el problema no es si solicitan licencia o no, sino que ninguno de los mencionados compite contra los hombres fuertes del PRI y PRD.

En el reporte de Consulta Mitofsky de junio, Enrique Peña Nieto, Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota encabezan las preferencias en sus partidos para ser candidatos a la Presidencia.

Y si entre ellos fuera la elección los resultados serían así:

1) Enrique Peña, 47%
2) Andrés Manuel López Obrador, 18%
3) Josefina Vázquez Mota, 15%

Los resultados son, pues, como en el Estado de México.

Los panistas están desesperados y, por eso, hicieron lo que denominaron “Reunión de liderazgos”, cualquier cosa que eso quiera decir.

El viernes pasado dio inicio la reunión entre la dirigencia del PAN, el presidente Felipe Calderón, ex gobernadores, ex candidatos panistas de comicios pasados, además de liderazgos partidistas “con el fin de fortalecer la unidad del partido y acordar las estrategias de cara a los comicios federales de 2012”, afirmaba un boletín.

La sede panista era una fortaleza. Desde temprana hora elementos del Estado Mayor Presidencial, la Policía Federal Preventiva y el Ejército, tomaron las instalaciones de la sede panista.

A las dos de la tarde sacaron a todo el personal y empezaron los preparativos para el encuentro en donde “se analizarán los resultados obtenidos en las pasadas elecciones, con el propósito de ubicar los aciertos y errores y, de esta manera hacer las correcciones necesarias a las estrategias en futuras contiendas”.

Al encuentro privado, asistieron el dirigente panista Gustavo Madero Muñoz; Felipe Calderón Hinojosa, “figuras destacadas del partido y representantes del gabinete, quienes estudian la situación actual, logros de la presente administración y la posibilidad de hacer correcciones a la política gubernamental y a la estrategia partidista”.

Por parte del CEN panista asistieron la secretaria general del partido, Cecilia Romero Castillo; el secretario de Acción de Gobierno, Juan Francisco Molinar Horcasitas; y el coordinador de la Estrategia Electoral para el 2012, Rubén Camarillo Ortega.

También acudieron al encuentro el ex candidato presidencial, Diego Fernández de Cevallos; el secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora; los gobernadores de Sonora, Guillermo Padrés Elías; de Puebla, Rafael Moreno Valle; de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán; de Baja California Sur, Marcos Covarrubias Villaseñor; de Morelos, Marco Adame Castillo; y el coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en el Senado, José González Morfín.

La desesperación cunde en el PAN y en Felipe Calderón que ve cómo se acercan los días y el PAN y sus aspirantes sencillamente no crecen.

Al interior del panismo, la situación para el presidente de la República está complicada, porque ninguno de los suyos asoma.

En junio las cosas estaban así: Josefina Vázquez Mota, 33.4% de las preferencias entre panistas; Santiago Creel, 33.0; Alonso Lujambio, 7.6; Ernesto Cordero, 7.5; Emilio González, 6.3; Javier Lozano Alarcón, 1.6; y Heriberto Félix, 1.4.
Los que puntean: Vázquez Mota y Creel, no son del equipo de Calderón.

Así que sólo nos resta esperar a que caigan las hojas del verano para saber qué diablos va a hacer el PAN.

Hoy, parece que entregará la Presidencia, pero Calderón no es de los que se conforman.

Ya veremos.

*Director revista Hoja de Ruta