La semana pasada se dio un hecho sin precedente, como histórico fue calificado: se firmó un Acuerdo de Alianza Programática entre el candidato presidencial Enrique Peña Nieto y el Movimiento de Izquierda Alternativa (MIA) con el fin de crear un instrumento político de transformación social.

A diferencia de otro tipo de alianzas electorales, que se han dado en el pasado, de alianzas pragmáticas que sólo buscan el poder por el poder mismo, ya que su único objetivo es unir sus respectivas fuerzas para sacar del poder al partido gobernante, una alianza programática se establece a partir de compromisos concretos, se deja por escrito y se hace pública.

La decisión de firmar este acuerdo surge de la necesidad que demanda el país de construir consensos para lograr los acuerdos que permitan concretar las reformas legislativas y programas de gobierno que le den viabilidad y desarrollo sostenido a México, con justicia, igualdad y equidad social, para mejorar la calidad de vida de las y los mexicanos.

¿Por qué la izquierda moderna y progresista, que representa el MIA, firma una acuerdo con Enrique Peña Nieto? En primera instancia porque es una izquierda que no está atada a dogmas, verdades absolutas, caudillos, ni liderazgos antidemocráticos que piensan que la única manera de transformar a México es cuando se llegue al poder y por eso están en contra de los acuerdos, los consensos, porque ellos quieren ser los únicos progenitores de los cambios; desechan la idea de unirse con otras fuerzas políticas, para resolver los problemas del país, porque las ven como sus enemigos irreconciliables, generan la división entre los políticos, y lo peor, la división entre las y los mexicanos.

Izquierda Alternativa está convencida que la única manera de lograr avances para el país es a través de la unión de esfuerzos, con el pleno respeto a las ideologías y posiciones políticas, privilegiando los temas donde hay coincidencias y estableciendo un diálogo permanente donde no las hay, para tratar de llegar a un acuerdo futuro. Por esta visión que comparten el conjunto de organizaciones políticas de diversas entidades del país que integran el MIA y porque Enrique Peña Nieto ha demostrado ser un candidato demócrata, identificado con los valores del respeto y la pluralidad y convencido de la necesidad de la construcción de un México plenamente democrático, donde exista justicia social plena y desarrollo económico, es que el Movimiento de Izquierda Alternativa firmó este Acuerdo de Alianza Programática con el candidato presidencial.

Gracias a esta Alianza Programática ha quedado sentado el compromiso, de ambas partes, de impulsar, desde los espacios de gobierno y legislativos, una agenda que se resume en los siguientes puntos:

Un Sistema de Seguridad Social Universal, para otorgar a todos los mexicanos, sin distingo de filiación partidista, el acceso a la salud, seguro de desempleo y pensión para el retiro. Buscamos trascender el asistencialismo.

Fomentar la competencia económica y la democratización de la economía, impulsando al Sector Social de la Economía, así como abrir la industria energética a la asociación con el sector privado y social nacional, sin perder la propiedad exclusiva y rectoría del Estado.

Alcanzar la autonomía del Ministerio Público; crear una policía civil, científica, de investigación e inteligencia; establecer como estrategia contra la delincuencia organizada el desmantelamiento de sus estructuras financieras y el combate al lavado de dinero; así como la atención eficiente de las víctimas del delito.

Revolución educativa, con jornadas escolares completas, un Sistema Nacional de Becas para que ningún niño o joven abandone la escuela y triplicar la inversión nacional en ciencia, tecnología e innovación.

Fomentar el empoderamiento de los jóvenes y de las mujeres y defender sus derechos sexuales y de planificación familiar.

Sustituir energías fósiles por alternativas; contar, como política nacional, con medios de transporte público de calidad y amigables con el ambiente y garantizar la seguridad hídrica del país.

Convocar a un gran pacto fiscal con los actores sociales, económicos y políticos, para lograr una reforma fiscal integral, así como fortalecer el sistema nacional de transparencia y rendición de cuentas y sancionar de manera eficiente la corrupción e impunidad.

Con esta Alianza Programática, el Movimiento de Izquierda Alternativa busca construir la gobernabilidad con otras expresiones políticas, en este caso de centro-progresista, para lograr mayorías y ser un instrumento político de transformación social que beneficie a todos los mexicanos, al tiempo de potencializar el desarrollo de México.