Con mucha prisa, el señor Peña Nieto entregó ya su propuesta de Reforma educativa. El que pega PRImero, pega dos veces. Ya se vio lo que sucedió el día primero de diciembre pasado. Jamás se supo que hubiera realizado una serie de consultas nacionales, en las que hubieran participado los MAESTROS, los padres de familia, los estudiantes y los EXPERTOS en educación para diseñar, elaborar, prever lo que se tendría que hacer , cómo y con qué, para reconstruir el sistema educativo nacional. Ni siquiera se hizo el diagnóstico del cual partir, para “reformar” lo que estuviere chueco, maltrecho u obsoleto. ¿Se trata solamente de “meter” en cintura al sindicato de maestros? ¿Al SNTE o a la CNTE? Apenas se menciona que se levantará un CENSO de escuelas. No sería el primero en desconocer dato tan importante. También se piensa investigar, apenas, cuántos maestros hay en el país. ¿Entonces con qué información han trabajado los flamantes “secretarios” de ese ramo tan importante y significativo? Cómo han trabajado y asignado recursos, sin saber siquiera para quién, para cuántos. Probablemente sepan (sin jamás decirlo) cuánto han gastado, del presupuesto para educación, desviándolo a la arena política del país. El pueblo siempre ha tenido ese “sospechosismo”.

¿Será posible renovar el sistema educativo nacional, sin contar con los maestros? ¿El “pacto” entre los partidos políticos será la varita mágica? ¿O con tener de su lado a las fuerzas públicas será suficiente? ¿El señor Chaffet será el mago que obre el milagro? ¿Tendrá la experiencia, la capacidad, la preparación, para construir el nuevo modelo educativo? ¿O bastará con tener suficientes uniformados para mandarlos a “reforzar” la educación en las escuelas? ¿El autoritarismo que ya se ve a leguas, será lo que México necesita para superar sus rezagos, no solamente en materia de educación, sino también en el campo, en salud pública (donde Calderón se atrevió a declarar que logró cubrir toda la demanda nacional), en vías de comunicación… en avance de la ciencia y la tecnología? ¿Ya habrá conciencia en los funcionarios de cuello blanco, de que hay que TRABAJAR para transformar al país?

De manera simultánea, se dice que el Rector de la UNAM, entrega también un paquete de propuestas, elaboradas por sus especialistas, para renovar el sistema educativo nacional. Habremos de esperar a conocer a fondo ambos documentos, para ver los puntos de coincidencia. Subrayando de antemano que tampoco en ese segundo documento se contó con la opinión de los maestros, de los catedráticos, de los estudiantes. Luego entonces, de qué se trata, ¿ de crear una utopía para que la alcancen, la realicen por medio de la coacción y…acaso de la violencia? Las propias LEYES, NO operan, cuando no parten de la vida, de las costumbres, de la opinión del PUEBLO. Bordar en el vacío, sin partir de la realidad, es tejer simples ilusiones. Ni en el hogar funciona ya el AUTORITARISMO. Inclusive los hijos pequeños quieren opinar, participar, para construir su destino

Solamente UN funcionario, un nuevo gobernador, ha hablado de BAJAR su salario. Al resto de los “servidores y representantes públicos” (sobre todo a los PRIvilegiados del nuevo equipo) se les ve pavonearse, exhibir su gran poder, presentar su rostro maquillado, sus ropajes de importación…mientras los MILLONES de pobres, desempleados, maltratados, olvidados de la justicia en los sexenios recientes, hacen milagros para dar un abono al pago de sus deudas, para poder empezar de nuevo, haciéndolas crecer. El insuficiente y risible “aguinaldo”, que percibe la mayoría de los trabajadores mexicanos, NO alcanza para pagar las deudas acumuladas durante el año. Solamente hay que paliar un poco el pago de los intereses criminales de los bancos, para poder respirar por unos días, en lo que se vuelve a agudizar la situación económica en los hogares de millones de mexicanos.

No sería sorpresa alguna, que la “maestra” diera el vuelco repentino, para apoyar a Pena Neto, en su intento de devolver la batuta a la SEP, que hoy en día está por los suelos, minimizada en sus funciones de rectoría de la educación en nuestro país. Ojalá que, así como pidió ya más de tres mil MILLONES adicionales, para tener dinero suficiente, para combatir el narcotráfico (¿Qué Pena N. no ha leído la información acerca de la legalización del consumo de maryjuana en USA?, apartara un dinerito para solventar los graves problemas que se padecen en varios estados, simplemente para nivelar los salarios de las bases magisteriales, adecuándolas a las zonas económicas vigentes en el territorio nacional. En Oaxaca existe un “déficit” de más de TRES MIL MILLONES de pesos, para resolver problemas heredados, en el ámbito educativo. Así que, mientras se realizan las auditorías faltantes y se aplica la ley a alguno de los sospechosos de desviación de recursos en el IEEPO, bien haría el gobierno federal, en solventar los rezagos de la , hasta hoy, disminuida autoridad de la SEP.

Todos los mexicanos queremos un sistema educativo que reúna las características que conforman la CALIDAD en ese ramo: EFICIENCIA, RELEVANCIA, EQUIDAD, PERTINENCIA. Ojalá que haya alguien que le traduzca estos términos al nuevo “secre” de educación. ¡Por ahí habría que empezar!