“Acá hay tres clases de gente: la que se mata trabajando,
las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse."
Mario Benedetti




La bancada del PAN en San Lázaro ha dado mucho de qué hablar en este año, ojala fuera por su trabajo.

Todo comenzó con los famosos “moches” cuando el periódico Reforma denunció al coordinador de la bancada del PAN, el Diputado Luis Alberto Villarreal y sus más cercanos amigos (dentro de ellos el Diputado queretano Marcos Aguilar) de cobrarle un “moche” a distintos Presidentes Municipales a cambio de que dentro del presupuesto de egresos etiquetaran recursos a favor de obras en sus municipios. La nota dio la vuelta al país entero, pero como siempre, no pasó nada.

Dicen los estudiosos de la comunicación política que existen tres tipos de escándalos: económico, sexual y político. Este sin duda cumplió con dos de ellos, pero no se conformaron y dieron también nota a través de un escándalo sexual.

Y es que hace unos días, se filtró un video en los medios de comunicación en donde se puede observar nuevamente al líder de la bancada panista de la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal con un grupo de legisladores y funcionarios federales de su partido en una fiesta al más puro estilo de los “dipu-tables”; para la cual, rentaron una auténtica mansión en Puerto Vallarta. Para la fiesta no pudieron faltar los hielos, alcohol, refrescos, música y claro, las señoritas de un “table dance” cercano a las instalaciones de dicha mansión. ¡Ah como trabajan!

Ahora si, a diferencia de los “moches” el tema de la fiesta con las bailarinas le costó al coordinador su cargo dentro del grupo parlamentario, pero no su diputación. Aunque bien apuntan los columnistas, varios de los ahí presentes tenían o tienen alguna aspiración política en sus estados, en donde estaban trabajando en la construcción de una buena imagen a la más clásica forma del panísmo, una imagen de hombres de familia, llenos de valores y principios. Se les cayó el teatrito.

Este tipo de acciones golpean directamente al panísmo nacional, pero de manera indirecta afectan a todos aquellos dedicados a la actividad pública, particularmente a los Diputados que desde hace muchos años gozan de pésima reputación y nula aceptación social.

Cómo pedirle a los ciudadanos o peor aún a los jóvenes que vuelvan a creer en la política, que vuelvan a creer en sus representantes cuando vemos estas acciones que por llamarlas de la mejor manera son de “doble moral”.
Espero que como sociedad no generalicemos a la clase política por el comportamiento de algunos, porque así como existe este grupo de “dipu-tables” hay otros que sin deberla ni temerla terminan pagando los platos rotos.

El mismo periódico Reforma publicó una encuesta una semana antes de que se hicieran públicos estos videos con respecto a la aprobación de los partidos políticos para el próximo Congreso Federal (2015), el PRI aventaja con 40% y le sigue de lejos el PAN con el 22%. Veremos como se acomodan los números tras estos escándalos políticos, económicos y sexuales en los que se han metido los panistas. Al tiempo


PAUL OSPITAL CARRERA
Envíame tus comentarios a:
Twitter: @Pospital
paulospital@gmail.com