“El reto de la modernidad es vivir
sin ilusiones y sin desilusionarse"

Antonio Gramsci




Mucho, muchísimo se ha hablado sobre el tren de alta velocidad que se tiene proyectado para conectar a Querétaro con la Ciudad de México. Lamentablemente el debate se ha centrado en la ubicación de la terminal en la capital del estado, pero se ha dejado a un lado la modernidad, el progreso y sobre todo el beneficio que traerá esta inversión para nuestra generación y las que están por venir.

A diferencia de otros países, en México dejamos de invertir hace mucho tiempo en trenes de pasajeros. Esto a pesar de las innumerables mejorías que nos puede dar en cuanto a productividad que buena falta nos hace.

Poco a poco los trenes de pasajeros fueron desapareciendo en nuestro país, el único que sigue funcionando (pero con fines turísticos exclusivamente) es el tren que comunica a Chihuahua y Sinaloa.

El antecesor del nuevo proyecto del TAV fue el “Constitucionalista” que comunicaba a México con Querétaro en un lapso mayor a tres horas pero su costo era muy excesivo para el usuario. En cambio, se estima que el pasaje del nuevo tren rápido no supere los 300 pesos, lo cual sin duda lo hace muy competitivo contra el costo de viajar en autobús y no se diga en vehículo. Además de claro, llegar al DF en solo una hora.

La inversión proyectada para el tren generará a lo largo de su construcción más de 14 mil empleos directos y cerca de 40 mil indirectos. Un impacto positivo a la economía. Además las estimaciones sobre la reducción de accidentes en la autopista que será superior a los 600 casos al año.

Aunado a ello y contra lo que han dicho algunas voces que buscan obtener “raja política” sobre el tema, en el proyecto presentado por la SCT ninguna vivienda se verá afectada ya que dentro de la inversión de más de 50 mil millones de pesos se plantean pasos subterráneos además de obras de mitigación en la ciudad que permitan conservar la calidad de vida que tenemos los queretanos.

Los queretanos se han distinguido a lo largo de la historia por ser una sociedad participativa, informada y propositiva, “echada para adelante”. Todos los grandes cambios generan dudas e incertidumbre, hoy la tecnología y el acceso a la información pública nos permiten conocer de manera detallada las políticas públicas que emprendan nuestros gobernantes. No permitamos que las voces que solo buscan denostar y confundir a la población lo hagan. El tren sin duda alguna beneficia a Querétaro y nos abre un mundo de oportunidades a los jóvenes que vivimos aquí.
¡Ahí viene el tren!




PAUL OSPITAL CARRERA
Envíame tus comentarios a:
Twitter: @Pospital
paulospital@gmail.com