Nadie sabe que va a pasar con el campeonato, cada carrera está siendo muy diferente a las otras. El que pudo ser el héroe la semana pasada, hoy es el villano. En este punto ya cuesta distinguir en algunos equipos quien es el primer piloto y quien el segundo.

Rosberg se llevo la victoria una vez mas este año, ampliando así su ventaja sobre el actual campeón y su compañero de equipo por 24 puntos. Hamilton ha tenido muchas altas y bajas esta temporada, mientras que Rosberg se ha logrado quedar estable, siempre siendo protagonista del equipo alemán.

En el podio los acompañantes del alemán fueron Sebastian Vettel y nadie mas que el mismísimo Checo Pérez, quienes también lograron una fantástica carrera. Vettel nunca amenazó a su compatriota, pero tampoco dejo en ningún momento de pisar el acelerador al máximo. Ahí es donde uno se da cuenta de la dedicación que tiene Sebastian.

Por su lado Checo sigue sumando buenos resultados, para lo que pinta para ser su mejor temporada en la máxima categoría del automovilismo. Siempre a flor de cañón, el tapatío peleando, defendiendo y atacando. Planeando cada paso de la carrera meticulosamente.

El podio parecía perdido para el mexicano, pero una gran maniobra sobre el otro Ferrari de Kimi Raikkonen en la última vuelta fue suficiente para ver al mexicano alcanzando el último escalón. El mexicano tuvo uno de sus mejores fines de semana, logrando el segundo lugar en calificación pero bajando hasta séptimo por el penalti recibido tras su accidente de la practica 3, el mexicano remonto y nos puso con la frente en alto.

Baku nos dio un espectáculo nunca antes visto, no nos decepciono en su debut. La pista es una maravilla, combinando perfectamente la velocidad con las curvas para probar a los pilotos y su verdadera habilidad. Muchos lo llaman el segundo Mónaco, no lo es, es el primer Baku.