Una carrera en la que los ganadores y los perdedores quedaron bastante claros. Hamilton ahora está a 11 puntos de Rosberg. El campeón luchó contra su compañero hasta el final, pero Nico no supo como reaccionar ante la inevitable presión del británico, causando un accidente entre los Mercedes haciendo que Nico perdiera hasta la cuarta posición y Hamilton se llevará el máximo honor.

Hubieron tres sorpresas que nos dejaron un muy buen trago. Button peleando bien en la zona de puntos para terminar sexto. Verstappen logrando otro podio, está ves en la segunda posición y un Manor alcanzo y peleo por los puntos.

Pascal Wehrlein fue uno de los hombres de la carrera, haciendo lo que parecía imposible con un Manor; conseguir puntos. Pascal peleo todo el fin de semana, como lo lleva haciendo toda la temporada para por fin llegar a este momento. Es un piloto que sin dudas nos ha dado grandes expectativas, esperanza y emociones. Demuestra que los pequeños de la parrilla también tienen sus trucos bajo la manga. Desde Bianchi no habíamos visto un piloto de los menores equipos que sobresaliera tanto. Pascal ciertamente es alguien a quien estaremos observando.

Quien ciertamente se llevo el titulo del piloto de la carrera fue nuestro joven amigo, Max Verstappen quien sigue con su buen momento. Quien durante toda la temporada ha hecho lo imposible por plasmar su nombre como uno de los mejores del deporte actualmente. Peleo toda la carrera y no perdió la cabeza, esto se vio recompensado después del contacto entre los Mercedes que le dio la segunda posición.

Los perdedores pero piezas clave, de esta carrera fueron tanto Vettel como Checo. Vettel hizo un principio de carrera perfecto, lucho, rebaso y logró alcanzar la primera posición, desafortunadamente se tuvo que retirar por una pinchadura de llanta. Esta podría haber sido su primera victoria desde Hungría 2015. Por su lado Checo logró subir hasta la octava posición después de su mala suerte en calificación, parecía que todo iba bien para el mexicano hasta que sus problemas de las sesiones pasadas lo alcanzaron en la carrera y un problema de frenos y suspensión llevo al tapatío contra el muro.

Ciertamente una carrera cardiaca como lo han sido todas esta temporada. Las sorpresas que nos ha brindado son impactantes. No se sabe nunca quien será la estrella o el villano. Esto es por lo que la Formula 1 vale la pena.