“LADY#SÍ MEREZCO”: Karime Macías Tubilla esposa de Javier Duarte Ochoa, nos dio clases o les dio clases de raterías y corruptelas a muchos de los políticos mexicanos, no importan los partidos a los que pertenezcan, la realidad es que todos son unos ratas de dos patas. Mujer ordenada, escribía cientos de mantras para que el universo se convenciera de que “merecía la riqueza”, claro, que no le importaba de dónde la robara su marido o de qué transas salieran los millones dejando en la miseria, la pobreza, la insalubridad, la marginación a miles de veracruzanos.

Creo que la nueva clase política que llega con el grupo del Estado de México, mejor dicho con el clan de Atracomulco, sabían bien a qué llegaban al poder y de la forma en que por medio de contratos, saqueos directos, cochupos, corruptelas, compras y ventas de inmuebles por donde pasarían las vialidades, negocios con empresarios tan voraces como ellos, políticos inescrupulosos como la familia Duarte-Macías, se dieron al saqueo y a los negocios utilizando la vieja técnica que usan los políticos en el país: USAR LOS BIENES Y FONDOS PÚBLICOS PARA HACER SUS NEGOCIOS PRIVADOS.

En algún momento se pensó que la “nueva clase política formada y forjada en los Estados Unidos”, con mejoras tecnológicas, podrían encauzar al país, pero se nos olvidó la vieja sentencia que declararan los gobiernos de Estados Unidos y que en 1928, el Secretario de Estado Norteamericano, con visión imperialista y rapaz, declaraba que, a los mexicanos, no tendrían que imponerles por la fuerza a un presidente, porque éramos, en aquellos tiempos, antes de la castración nacional, nacionalistas y celosos de la soberanía, y que en vez de violentas guerras, ellos, deberían educar a los jóvenes más brillantes y ambiciosos en sus costumbres y cultura para que llegaran al poder y realizaran la entrega, como se ha venido haciendo, de todos los recursos naturales y los fondos públicos en beneficio de los norteamericanos. Así, la tecnocracia nacional, superó a los políticos, de tal suerte que ellos se quedaron para dominar las finanzas, los contratos y negocios que han permitido a los nuevos políticos tecnócratas, formados en el extranjero y en las escuelas privadas y confesionales, saquear al país en beneficio de los grandes grupos económicos nacionales e internacionales y enriquecerse personalmente al lado de sus grupos de saqueadores..
Aquellos tiempos en donde suspirábamos por la JUSTICIA SOCIAL, luchábamos por el nacionalismo y la soberanía se quedaron enterrados entre los detritus de esos entreguistas que llegando al poder han llevado a la crisis al país y aumentado la dependencia nacional con los Estados Unidos, y ahora, pagamos ese lamentable error y sufriremos, miles de familias, ante la embestida brutal de Donald Trump, político voraz e imperialista que ha sido fortalecido por ese grupo encabezado por el virrey Videgaray y que es el que sostiene la cabeza de Peña Nieto. En verdad, al parecer, la soberanía y la justicia son temas dejados en el recuerdo por esa nueva casta entreguista de los políticos nacionales, aceptan, que en medio de las negociaciones o pláticas con los funcionarios de seguridad que vienen a imponernos políticas en su favor, el orate Trump, saque a cientos de indocumentados mexicanos y no mexicanos por las fronteras nacionales, y en medio de esto, los funcionarios del país en la pentonta, mientras los gringos, nos siguen jodiendo… al final, aquí estamos sus pentontos para aguantar las agresiones de los ambiciosos políticos y empresarios norteamericanos.

Lo que les preocupa a los políticos actuales es conservarse en el poder para saquear y enriquecerse, ahí están muchos ejemplos, incluso, ahora que Josefina sale a la lucha por el Estado de México, cuando no ha dado las cuentas claras de millones de dólares que le entregara Peña Nieto para dizque apoyar a los mexicanos en el extranjero, y si la tienen agarrada por la corrupción y la complicidad, seguramente, solo generará una “campaña” para perder y quitar votos a la maestra Delfina, mujer del pueblo que ha mostrado inteligencia, honestidad y eficiencia y este es el juego para que el delfín y pariente de Enrique Peña Nieto, miembro del mismo grupo político de atracomulco, sigan en el poder para garantizar la impunidad a los miembros de esta casta de entreguistas con los que el pueblo de México está profundamente indignado.

Lo peor de todo este teatrito es que los dineros del pueblo mexicano que deberían utilizarse en sanear la pobreza, aliviar a los enfermos, auxiliar a los hambrientos, generar empleos, dar educación y construir escuelas y casas se destina a los grupos políticos y las grandes empresas de “comunicación” para manipular los procesos y engañar a los votantes para continuar haciendo como que se respeta el voto, pero con el voto no se gobierna, porque los que llegan a los puestos son los mismos del grupo de saqueadores metidos en distintos partidos políticos. Es cierto, nos permiten protestar y demandar, pero no hacen caso, no hacen nada, y en este camino, los mexicanos, nos castramos y nos convertimos en indiferentes y sacatones… a esto le apuestan los gobernícolas y en eso basan el poder para continuar en el saqueo y el entreguismo…los políticos actuales sostienen que, Dios, no castiga por la forma en que conseguiste la riqueza, sino por la forma en que la gastas…eso es justificar las raterías y las corruptelas…