Anda el run run de que el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) procederá a su primera baja en el estado de Oaxaca, bastión de su líder nacional Andrés Manuel López Obrador. Expulsarán, según cuentan, al diputado Irineo Molina Espinoza, quien como consecuencia de ello dejaría de ser el coordinador de la bancada morenista en el Congreso local.
¿Y cuál sería el pecado o la razón de la expulsión? La transgresión de los principios de Morena por haber asistido a la sesión cameral donde el priista Alejandro Ismael Murat Hinojosa rindió protesta como Gobernador Constitucional, el primero de diciembre pasado.
¿Recuerdan? Y en ocasión de ello, el representante nacional de Morena y ex candidato a Gobernador de Oaxaca, Salomón Jara Cruz, anunció que iniciaría un procedimiento ante la Comisión de Honestidad y Justicia en contra del diputado Irineo Molina. Y hasta lo escribió en su cuenta de Twitter @salomónj
Posteriormente, mediante un comunicado confirmó la presentación de la respectiva solicitud por parte del resto de los integrantes de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso Local, donde por primera vez este partido tiene representación y hasta preside la Junta de Coordinación Política precisamente en la persona de Irineo Molina Espinoza.
Por cierto, una designación sui géneris, la cual abordaremos más adelante porque quizá tenga relación con el actual entorno político local, que, por supuesto, puede tener su impacto nacional.
Retomando el tema: ¿Será que la Comisión de Honestidad y Justicia haya determinado la expulsión de Irineo Molina? El diputado solamente cumplió con su obligación de asistir a la sesión solemne donde Alejandro Murat asumió el cargo de Gobernador Constitucional; pero los otros siete integrantes de la bancada morenista no asistieron.
Una sesión, por cierto, celebrada en la madrugada y en el foro de la Corporación Radiofónica de Oaxaca (CORTV), no en la Cámara de Diputados, la cual estaba prácticamente cercada por maestros de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) con el ánimo de impedir la asunción del nuevo mandatario estatal.
Por eso la Sección 22, aliada fáctica de Morena en los pasados comicios de gobernador, vio como una afrenta la asistencia de Irineo Molina a la sesión de asunción de Alejandro Murat, pues además pertenece al partido autor de las reformas estructurales combatidas por AMLO: El PRI.
¿Y sólo por eso expulsarían a Irineo Molina? Entonces también deben proceder a la expulsión de varios políticos más que se han encumbrado en cargos de elección popular en la entidad oaxaqueña bajo las siglas de Morena, pero que se mantienen a las atentas órdenes de la cúpula de poder fáctico priista. ¿O ya no obedecen a ella?
En fin, en el curso de los días veremos si solamente es run run la expulsión de Irineo Molina o si se trata de un hecho.
¿SE IRÁN AL PUP?
De darse la expulsión de Irineo Molina, éste se mudará al partido local Unidad Popular (PUP), cuentan en los corrillos morenistas.
Según que el plan del diputado local es conformar una fracción parlamentaria del PUP integrada por el legislador de este partido Miguel Bernardi Aquino y dos desprendimientos de Morena: Él y Javier Velázquez Guzmán (plurinominal).
¿Será? ¿O se trata solamente de especulaciones de fuentes morenistas?
Lo que sí se desconoce es si la pretensión de Irineo Molina sería coordinar la eventual bancada del PUP, porque en ese caso el fondo del supuesto conflicto va más allá de su presencia en la sesión solemne del primero de diciembre del año pasado.
¿Tiene que ver también con el manejo de recursos en el Congreso del Estado? Recuerden que como presidente de la Junta de Coordinación Política tiene la facultad de manejar los recursos financieros, humanos y materiales, aún cuando cada fracción parlamentaria tenga su coto de poder en cada área.
Mmm…¿Acaso ha empezado el desmoronamiento de Morena en el estado de Oaxaca gracias a la ambición por el dinero? A lo largo de la historia de la humanidad el poder y el dinero han sido motivo para corromper estructuras y terminar con ideales… y ahora hasta con proyectos políticos.
Aunque claro, siempre es mejor la expulsión antes de que las traiciones acaben con los proyectos.
LO SUI GÉNERIS DE IRINEO Y DE MORENA EN LA JUCOPO
Después de las elecciones locales de junio del 2016, en la composición del Congreso oaxaqueño figuraba Morena como segunda fuerza con nueve legisladores, pero en tribunales perdió la posición de mayoría relativa de Putla de Guerrero; empató entonces con la bancada del PRD en cuanto a número de integrantes, que en realidad solamente tenía siete, pero Carol Antonio Altamirano emigró de la bancada panista a la perredista.
(Dentro de la coalición PRD-PAN el perredista Carol contendió por la diputación de Salina Cruz como posición panista, y según el convenio quedaría en la bancada de Acción Nacional, pero tras ganar la elección y asumir el cargo volvió a su filiación original).
Entonces, la normatividad del Congreso local le daba al PRI la oportunidad de presidir la Junta de Coordinación Política en el primer año de ejercicio legal al tener el mayor número de diputados. Sin embargo, reformaron la ley para que, por un acuerdo, Morena pudiera presidir la Jucopo.
¿No es extraño? Hasta genera la sospecha de que con tal posición los priistas pagaron algún favor electoral a morenistas en el contexto de las elecciones de Gobernador de Oaxaca. ¿O es estrategia para que el PRI presida la Jucopo el segundo año de ejercicio legal, el 2018, el cual será eminentemente electoral en la entidad, no solo por las elecciones federales sino también por los comicios concurrentes de diputados y de concejales a los ayuntamientos?
(En el 2016 se eligieron diputados y concejales de dos años para en el 2018 homologar las elecciones locales con las federales).
Ahí lo sui géneris del encumbramiento de Morena en el Congreso local, y el de Irineo Molina a quien se vinculó con Félix Serrano Toledo, actual presidente municipal por Morena de Ciudad Ixtepec, militante del PRD (¿o ya lo expulsaron?) y amigo del ex gobernador José Murat Casab.
Félix Serrano nunca ha negado tal amistad. Claro, es ingrato quien niega a los amigos. Pero sí ha negado haber influido en la designación de Irineo Molina como coordinador de la bancada morenista.
Aunque no es el único morenista con vínculos amistosos con priistas de la cúpula priista local. Ahí está Ricardo Monreal y el mismo Salomón Jara, quien tiene vínculos hasta de compadrazgo con uno de ellos.
Evidentemente, la amistad no es ningún pecado, ni los compadrazgos. Es más, se han dado casos de familias completas con afinidades pluripartidistas. Sin embargo, lo preocupante para Morena sería que cualquier vinculo pudiera poner en riesgo el futuro político de AMLO.
***
Correo: rosyrama@hotmail.com