Los mexicanos vamos a las elecciones federales del 2018 con una nueva distritación electoral, aprobada este miércoles por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) insólitamente por unanimidad.
Fue una sesión extraordinaria como pocas veces vista: Tersa, sin discrepancias entre los mismos consejeros electorales y sin cuestionamientos por parte de los representantes de los partidos políticos.
Vamos, hasta derivó en emotivo aplauso unánime tras la aprobación, cuando la distritación es en sí misma un tema escabroso.
Imagínense ponerse de acuerdo sobre una nueva demarcación territorial de los 300 Distritos Electorales Federales Uninominales en que se divide el país y sus respectivas cabeceras distritales.
Como ven, sigue el mismo número de distritos electorales federales, pero éstos en su mayoría tienen una nueva composición municipal y seccional. ¿Entonces en que consiste esa distritación? En la conformación de distritos equilibrados poblacionalmente; es decir, casi con el mismo número de habitantes cada uno (casi el mismo, porque existe un rengo de más-menos).
Y tal equilibrio sirve para garantizar igualdad en la representatividad en la Cámara de Diputados Federal en cuanto hace a los diputados y diputadas que eligen bajo el principio de mayoría relativa. Ya no habrá quienes representen, por ejemplo, distritos con 50 mil habitantes y distritos con 150 mil; ahora todos tendrán una rango similar.
Claro, eso de “representar” a la población es un anhelo teórico, utopía, porque las diputadas y los diputados aún siendo de mayoría se creen representantes de su respectivo partido político o de grupos de diversos intereses, salvo los independientes.
Pero en fin, esta no es culpa del INE.
La distritación era necesaria porque ya registraban 86 distritos electorales federales desequilibrados poblacionalmente. Y el resultado de la nueva conformación distrital electoral federal es el siguiente:
7 entidades federativas ganaron un distrito electoral, entre las que se encuentran: Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Querétaro, Quintana Roo, y Tamaulipas, entre otras.
La Ciudad de México perdió 3.
En tanto, hay 4 entidades que perdieron uno: Oaxaca, Puebla, Sinaloa y Veracruz.
Y las entidades con más distritos electorales seguirán siendo Estado de México, Ciudad de México y Veracruz, entre otros.
CASO OAXACA:
Pierde un distrito:
En la nueva distritación electoral federal aprobada por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), el estado de Oaxaca pierde un distrito electoral federal: Santa Lucía del Camino.
Por lo tanto, pasa de tener 11 distritos electorales federales a 10, y con éstos se irá a las elecciones federales del 2018 para elegir diputados y senadores al Congreso de la Unión, así como Presidente de México.
Cambia una cabecera distrital:
En la nueva distritación electoral de Oaxaca la cabecera distrital de Pinotepa Nacional se cambia a Puerto Escondido.
La consejera electoral Pamela San Martín explicó que hubo propuestas coincidentes en el cambio de la cabecera distrital porque Puerto Escondido presenta mejores condiciones de comunicación, entre otras.
Por tanto, para las próximas elecciones del 2018 Puerto Escondido será la cabecera distrital en la costa oaxaqueña.
Desaparecen dos distritos y nacen otros dos:
Y en la nueva distritación electoral federal para el estado de Oaxaca desaparece el distrito de Santo Domingo Tehuantepec, y se crea el de Salina Cruz.
Y también desaparece el distrito de Juchitán, y nace el de Ciudad Ixtepec.
La distritación de Oaxaca queda así:
01 San Juan Bautista Tuxtepec
02 Teotitlán de Flores Magón
03 Heroica Ciudad de Huajuapan de León
04 Tlacolula de Matamoros
05 Salina Cruz
06 Heroica Ciudad de Tlaxiaco
07 Ciudad Ixtepec
08 Oaxaca de Juárez
09 Puerto Escondido
10 Miahuatlán de Porfirio Díaz.
FLOR DE UN DÍA
Dicen que las unanimidades generan sospechas. Sin embargo, hay excepciones. Y en ocasiones son tan necesarias como en los momentos aciagos que vive el país. Ojalá y todas las resoluciones y acuerdos del Consejo General del INE salieran por unanimidad, sin tendederos políticos o pleitos por sueldos y presupuesto.
Que las sesiones extraordinarias como la de este miércoles, no sea flor de un día. Claro, pero sin que sea regada con aguas de dudoso manantial.
BENITO NACIF
En una sesión posterior, también de carácter extraordinario, del Consejo General del INE, el consejero Benito Nacif pronuncio mal el nombre de la comunidad de Santiago Jamiltepec, del estado de Oaxaca.
Pensamos que se trataba de un error al leer de manera rápida. Pero no. Al repetir el nombre, lo volvió a pronunciar mal.
¿Qué no es el consejero originario de la entidad oaxaqueña?
***
Correo: rosyrama@hotmail.com