Tiene razón el senador Juan Carlos Romero Hicks cuando ve imposible adelantar los tiempos en el PAN para seleccionar al candidato (o a la candidata) a la Presidencia de México, porque la Ley General de Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales (LEGIPE) marca los plazos.
Al respecto, mientras saborea una tasa de buen café, dice: “Sería ilegal, aunque se quisiera. A fines de octubre se convoca a los procesos internos, éstos son entre el 13 de noviembre y el 11 de enero…esa es la verdad legal, cualquier otra cosa es faltar a la ley”.
Romero Hicks hace sobremesa en la terraza del restaurante Casa Oaxaca, localizado a un costado del jardín El Pañuelito, frente a la fachada lateral del monumental templo de Santo Domingo de Guzmán, en la capital de esa entidad, y que desde ahí se alcanza a ver, porque el lugar tiene una vista encantadora empezando por el propio jardín de cactus.
Desde ahí se ve el Cerro del Fortín, donde año con año los oaxaqueños celebran la Guelaguetza, y también se puede admirar el cielo azul, del color de los ojos de Romero Hicks, ex gobernador de Guanajuato, ex rector de la universidad de su tierra natal, senador y aspirante a la candidatura del PAN a la Presidencia de México para las elecciones del 2018.
Es una persona educada. No habla mal de quienes son considerados como sus adversarios internos: Rafael Moreno Valle, Ricardo Anaya Cortés y Margarita Zavala, quien, por cierto, también visitó la capital oaxaqueña el pasado fin de semana. En verdad, nunca en la entrevista los golpea, ni siquiera adopta poses de superioridad cuando queremos saber la posición que ocupa respecto de ella y de ellos.
Romero Hicks simplemente alude: “Vamos bien, vamos a ganar y vamos convencer, porque nosotros entramos con cuatro motivaciones: Marcar agenda, marcar un perfil de contraste, escuchar y construir.”
Luego hace referencia a los requisitos que, a su juicio debe cumplir la persona a encabezar la candidatura a la Presidencia de México: Honestidad, capacidad ejecutiva probada, una nueva visión de Estado, experiencia acreditada y que sepa construir acuerdos porque gane quien gane no va a tener mayoría en el Congreso de la Unión, ni grandes posiciones en las entidades federativas.
Y con esos requisitos base, combatir la corrupción y la impunidad que aquejan a nuestro país.
Eso sí, Romero Hicks se alaba: “No tenemos un solo señalamiento de corrupción”
__Entonces es usted el panista ¿sin cola o con menos cola?
__Yo no puedo decir por todos…lo que digo es que yo no tengo cola,__contesta sin enfado, pero firme.
En la mesa lo acompaña la ex diputada local Alejandra García Morlan. Nada más, por el momento. Esa tarde de verano es fresca porque llovió, y huele a tierra mojada.
El senador, disfrutando la tasa de café recién molido, habla sobre viabilidad de una alianza de fuerza electorales, tal vez como el Frente Amplio Democrático planteado por el PRD. Considera: “Es una posibilidad atractiva para construir democracia y desmantelar un sistema corrupto, necesitamos una buena agenda y perfiles”.
Y ve posible concretar una alianza cumpliendo con ambos requisitos; una alianza no solo para las elecciones a la Presidencia de México, sino para disputar los 3 mil 342 cargos a jugarse en el 2018 (federales y locales). Ups. Entonces todo partido, y el PAN en este caso, o la pretendida alianza, necesitará tantos perfiles como cargos.
Claro, Romero Hicks considera que el PAN tiene más fuerza electoral. Lo dice así cuando preguntamos que, en caso dado, tanto Acción Nacional como el PRD querrán poner candidato o candidata presidencial. Luego suaviza: “No excluyamos posibilidades, dependerá de los criterios con que se vaya a tomar la decisión”.
Con la experiencia educativa que le dio ser rector de la universidad de Guanajuato, Juan Carlos ve necesario que el próximo Presidente de México haga una alianza con los maestros y con los padres de familia, porque el interés superior es el de la niñez. Así lo ha pensado y así lo planea.
Porque la SEP, dice él, “ha cometido un error”. ¿Cuál? “Creer que con hablar con los dirigentes de una sección sindical, está hablando con los 80 mil maestros. Es lo que se tiene que hacer, conocer cuál es su realidad y cuáles son sus necesidades….La estructura clientelar y corporativa de la dirigencia sindical tiene que cambiar”.
Y tiene razón cuando dice: “Con los maestros y los padres de familia no hay interlocución, hay que cambiar el modelo de interlocución”.
__¿Y el modelo educativo también?
__Hay tres cosas que en educación no están grabadas en piedra: el modelo educativo, el modelo de valuación y el modelo de desarrollo profesional. Ha habido errores de diseño.
Es larga la plática con el senador Romero Hicks, quien dice tenerla fácil con el priista que le pongan enfrente en la próxima contienda presidencial.
A ver qué pasa, primero al interior del PAN.
¿Y LA ESTRUCTURA DEL PAN?
Ciertamente, en la medición federal, Acción Nacional es un partido con fuerza electoral visto desde la estadística electoral. Sin embargo, en los hechos hay entidades federativas donde el PAN solo existe prácticamente de membrete, como en Oaxaca, por ejemplo.
Del segundo lugar, cayó hasta el cuarto sitio en las últimas elecciones locales del 2016. Y en procesos electorales federales va cerquita del mismo marcador.
Quien sabe qué pasa con la dirigencia nacional del PAN, pero no pone atención ni en los Comité Estatales ni en la conducta de sus militantes. Acción Nacional está destrozado en diversas entidades federativas. ¿Y así quieren ganar las elecciones en el 2018? ¿O Ricardo Anaya tiene todo bajo control?
***
Correo: rosyrama@hotmail.com