¿Ven cómo era incierta la suerte del Comité Nacional del PRD? Prorrogaron la presidencia del partido para Alejandra Barrales y séquito, dándole vuelta así al mandato de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en cuanto a convocar a elecciones internas; los listos perredistas dijeron sí, pero después del proceso electoral argumentando imposibilidad legal dado el inicio de éste.
Pero como las magistradas y los magistrados electorales son más listos, pues, al resolver la impugnación de un militante, se percataron de que efectivamente el PRD incumplió y por lo tanto le ordenó renovar la dirigencia nacional dentro de un plazo de sesenta días naturales (contados a partir de la notificación); o sea, a la de ya, a efecto de cumplir la sentencia y de evitar violación de los derechos político electorales de quienes aspiran a participar en el proceso interno.
En la nueva sentencia, las magistradas y magistrados de la Sala Superior como que regañan a los perredistas y les dicen algo sí: “Ajá, cabe la imposibilidad de realizar elecciones internas por certeza jurídica, pero el partido no quiso realizarlas antes del inicio del proceso electoral constitucional en marcha como se lo ordenamos, entonces es culpable, así que te pongo plazo y cumple”.
Claro, en términos jurídicos, lo dijeron como sigue:
“…Derivado de la omisión y la contumacia que está acreditada () por parte del Partido de la Revolución Democrática es factible que este Tribunal le ordene la realización de su proceso de selección interna con una fecha cierta y determinada como son los sesenta días naturales a partir de que se le notifique legalmente esta sentencia, sin que sea óbice para lo anterior el transcurso del proceso electoral federal, habida cuenta que como ha quedado explicitado en el texto de esta sentencia, desde el veintiuno de abril de dos mil diecisiete se instó a los órganos directivos del partido a que iniciarán los procedimientos normativos atinentes a efecto de renovar en tiempo y forma su dirigencia nacional.”
¿¡Qué tal!? PRD, ¡a cumplir! Hasta ahí el tema de la sentencia. Ahora, veamos el tema político. ¿Puede quedar nuevamente Alejandra Barrales? No puede reelegirse, al parecer. Lo que sí, es que su grupo busque a alguien afín a los “Chuchos” y a Miguel Ángel Mancera para continuar al frente de la dirigencia nacional. Eso según comentan perredistas.
¿La renovación del Comité Nacional tambalea la coalición con PAN y PRD? Pues parece que no, porque los militantes del PRD en su mayoría están conscientes de que solos no les alcanza para ganar la Presidencia de la República, y quizá ni siquiera para obtener una buena posición electoral y de rebote ni para un considerable número de votos en los comicios de senadores y diputados federales, así como en los cargos a elegirse en las 30 entidades federativas donde en el 2018 habrá elecciones concurrentes.
Entonces, es más probable que el PRD continúe la ruta de la coalición, ya encaminado como va con el Frente Ciudadano por México, el cual, insistimos, como figura jurídica de Frente no tiene fines electorales y por los tanto tiene imposibilidad legal para registrar candidatos a cargos de elección popular; sin embargo, los frentistas ahí andan falazmente hablando de candidaturas.
En fin, lo que sí es que puede impactar en la selección de candidatos y candidatas al Senado de la República y diputaciones federales si en la dirigencia nacional quedan personajes distintos al grupo de Barrales y aliados internos.
La sentencia de la Sala Superior también puede impactar en las entidades federativas donde tampoco ha habido renovación de las dirigencias locales a pesar de que ya vencieron o están por vencer los periodos legales. Por ejemplo, Oaxaca, donde, incluso, llegaron a existir dos presidentes del PRD estatal: Raymundo Carmona Laredo y José Julio Antonio Aquino.
El Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca le dio la razón a Carmona Laredo, aunque sin mucha claridad en la elección del mismo. Pero el periodo vence en este mes. Así que probablemente los perredistas locales aceleren el procedimiento de renovación, cuya convocatoria debió emitirse con anticipación.
LOS CANDIDATEABLES AL SENADOR POR OAXACA
Hablando de perredistas, y continuando con el tema de la entrega anterior, en el PRD oaxaqueño no hay más que tres cuadros visibles para encabezar la candidatura de la primera fórmula al Senado de la República en la entidad oaxaqueña: Francisco Martínez Neri, coordinador del Grupo Parlamentario en la Cámara Baja; el diputado local Carol Antonio Altamirano y el diputado federal José Antonio Estefan Garfias.
Indiscutiblemente, Martínez Neri goza de simpatía la ciudadana. Incluso, aún cuando es militante del PRD, mantiene cierto perfil ciudadano; en ello le sigue ayudando mucho haber sido rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez de Oaxaca” (lo fue antes de incursionar en política partidista).
No obstante, sus posibilidades para encabezar la candidatura al Senado por la primera fórmula, en los corrillos perredistas están convencidos de que Martínez Neri preferiría ir como candidato a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña, la cual siempre ha sido una posición muy peleada políticamente.
Ups, pero hoy con tantos baches, quien sabe si sirva para trampolín; la ciudadanía relacional los hoyancos con una mala gestión municipal, y por eso los munícipes salen muy mal parados. Ahí está el caso del panista Luis Ugartechea Begue; claro, este tampoco hizo lo mínimo para salir por lo menos como un edil regular.
Retomando el tema: Después de Neri, sigue en ruta Carol Antonio Alramirano, mejor posicionado que Estefan Garfias, quien prácticamente cayó del ánimo del perredismo y del electorado tras perder la elección del 2016 a gobernador; la imagen del gobierno gabinista le pegó. Sin embargo, cabe la posibilidad de reponerse políticamente.

***
Correo: rosyrama@hotmail.com