*.- Y el Fiscal, acotado

Qué de cosas se comentan en los corrillos políticos con eso de la moda del Sistema Nacional Anticorrupción; moda, por cierto, mal hecha a falta de visión y previsión de los legisladores, que todo politizan, partidizan y corrompen. Es la hora en que no se ponen de acuerdo para nombrar al Fiscal General de la República y en consecuencia, tampoco para designar al Fiscal Anticorrupción de la Nación.
Claro, la oposición achacaba la culpa al PRI de pretender el pase automático de Raúl Cervantes Andrade de Procurador General de la República a Fiscal General, lo cual –y en ello tienen razón— ponía en tela de juicio el objetivo del Sistema; aunque el nombramiento de alguien distinto tampoco es garantía.
Ahora, al renunciar Cervantes Andrade ya no tienen pretexto.
No obstante, el Sistema Nacional Anticorrupción no funcionará como afilada navaja de rasurar tan solo con el nombramiento de los integrantes de los entes públicos integrantes del Sistema en el ámbito federal, pues al ser Nacional es necesario asegurar el cabal funcionamiento de los sistemas estatales.
Y es en este punto donde a los legisladores federales y locales les ha faltado visión y previsión, porque no basta la homologación de leyes, ni la creación de los entes públicos con autonomía de gestión y decisión, ni el nombramiento de titulares. ¿Qué hace falta? Recursos económicos, humanos y técnicos.
CASO OAXACA
Por ejemplo, en el estado de Oaxaca el Congreso Local nombró, el pasado 10 de junio, a Jorge Emilio Iruegas Álvarez como Fiscal Anticorrupción, pero dejó pendiente las reformas a las leyes orgánicas, el personal y el presupuesto. Casi lo mandan a cualquier rincón con tan solo su escritorio, y párenle de contar.
Pero como dice la canción “despacito…pasito a pasito”, el Fiscal Anticorrupción del diez de junio a la fecha ha conseguido unos seis agentes del Ministerio Público, que le prestó el Fiscal General (a regañadientes, dicen). Mmm…¿y forman parte de los agentes que reservaron averiguaciones previas y carpetas de investigación, según el caso, sobre presuntos delitos cometidos por servidores públicos en los últimos años?
De ser el caso, ¿cómo pueden ahora participar en las investigaciones? La Fiscalía Anticorrupción necesita contar con agentes del Ministerio Público nuevos y propios, y con por lo menos algunos peritos. ¿O no? Imagínense a Iruegas Álvarez siguiendo por todas partes al Fiscal General para conseguir le preste el servicio pericial, otro MP y hasta para el pago del teléfono.
Quizá por eso el run run del pleito entre el Fiscal General del y el Fiscal Anticorrupción. Serían más bien dos posturas institucionales en busca de cumplir cada uno con su trabajo, sobre todo cuando están recién estrenados y registran cierta avidez en ese sentido. Evidentemente, el encargado de investigar y perseguir a los servidores públicos corruptos, tiene desventaja porque, como dice la vox populi, lo mandaron a la guerra sin fusil.
Ah pero eso sí, a la hora de rendir informes sobre la detención de algún inculpado, aparecen los dos fiscales. Fue el caso de la reciente captura de los Secretarios de Finanzas del gobierno coalicionista de Gabino Cué Monteagudo: Gerardo Cajiga Estrada y Enrique Arnaud Viñas, acusados de peculado y daño patrimonial.
LOS 1,800
Por cierto, vienen más detenciones; algunas cuántas, del universo de alrededor de mil 800 casos de presunta corrupción, por los cuales se iniciaron averiguaciones previas y carpetas de investigación, según el procedimiento penal correspondiente.
¡Mil 800! Para el Guinness World Records. Caray, ¿por qué habrá tanta corrupción en un estado pobre como Oaxaca? ¡Por eso está pobre!
En su momento, la Subsecretaría de Control y Auditoría de la Gestión Pública y la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de la Función Pública (SFP), reveló que la administración de Cué Monteagudo habría malversado y no solventado recursos de 21 programas federales por 4 mil 399 millones 846 mil 463.7 pesos, del 2010 al 2015.
Ahí se encuentra el caso del ahora ex Secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, acusado de peculado. También ejecutaron órdenes de aprehensión en contra de seis empresarios señalados por fraude maquinado por la supuesta construcción de dos mil 500 baños ecológicos en comunidades de alta marginación, los cuales no existen. E investigan todo el daño generado en el Seguro Popular, donde presuntamente hubo serias irregularidades en la compra de medicamentos.
En fin, con 1,800 casos (más los que se acumulen) el Fiscal Anticorrupción de Oaxaca tiene mucho trabajo. De esos casos, mil 500 ya estaban en investigación cuando Jorge Emilio Iruegas Álvarez asumió el cargo; el resto, son carpetas de investigación que se iniciaron a partir se su llegada.
Y entre los denunciados pululan funcionarios de lo que fue el gobierno de la “transición democrática” encabezado por Gabino Cué Monteagudo y sus aliados (electorales y en el ejercicio de la administración): PRD, PAN y PT, además lo de lo que quedó de Convergencia.
También proliferan denuncias en contra de presidentes municipales y notarios. Además se registran casos muy interesantes sobre diversos políticos.
***
Correo: rosyrama@hotmail.com