Todos centran su atención en los líos para la conformación de la coalición entre el PRD, el PAN y Movimiento Ciudadano, y en los probables candidatos de la misma, así como en el “tapado” del PRI; en Morena ya se conoce al único perfilado a las elecciones presidenciales. Pero pocos ponen atención en los órganos electorales, cuando son clave en las elecciones.
En estos momentos corre el plazo para el procedimiento de integración de los 300 Consejos Distritales del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los correspondientes de los OPLES en la mayoría de las entidades federativas que el próximo año tendrán elecciones concurrentes. Y poco o casi nada han observado los partidos políticos, vía sus representantes; después no se quejen cuando en los cómputos distritales no les salgan las cuentas o se enfrenten a consejeros electorales con tendencias políticas.
¿O ese silencio obedece a la persistencia de la práctica del reparto de consejerías entre los principales partidos políticos? Por años en la mayoría de las entidades los partidos han puesto a los consejeros electorales en los órganos desconcentrados de las autoridades electorales administrativas.
Tal praxis muy poco cambió con la instauración de concursos de oposición, máxime cuando la designación se deja a criterio los consejeros de los Consejos Locales o de los OPLES en la última etapa del procedimiento, una vez que las personas aspirantes pasaron cuánto examen.
En fin, dice la vox populi “el que por su gusto muere, hasta la muerte le sabe”. Aunque ya veremos a los partidos que pierdan las elecciones acusando fraude electoral, o señalando árbitros imparciales, o cochineros en las votaciones o en los cómputos distritales de los resultados de la jornada electoral. Y no se ponen las pilas en este momento en que corre el procedimiento de integración de los Consejos Distritales del INE y en la mayoría de los OPLES.
Y que conste que en dichos consejos recae la enorme responsabilidad de integrar las mesas directivas de casilla, la ubicación y la instalación de las mismas, así como la capacitación a los funcionarios que actuarán en ellas. Es donde puede empezar el plan con maña.
Incluso, el plan con maña empieza desde cuando se registra dilación en la integración e instalación de los Consejos Distritales, sobre todo de los OPLES.
Los Consejos Distritales, además, tienen a su cargo realizar los cómputos distritales de los resultados de las elecciones, y determinan, por ejemplo, si los votos realmente fueron válidos o nulos y si procede o no el recuento de votos.
Así que tales Consejos son clave. Pero nadie pone atención en su integración. Bueno, sí, los partidos con más maña. Y los que no, es porque su respectivo representante partidista es muy verde o ya fue “convencido” por otros partidos o por los mismos árbitros electorales.
En fin.
CASO OAXACA
En las listas de aspirantes a integrar los diez Consejos Distritales del Instituto Nacional Electoral (INE) en el estado de Oaxaca aparecen dos nombres que han generado cierta polémica en el Consejo Local, que es el órgano que designará a las consejeras y consejeros electorales de dichos Consejos.
Los nombres son: Lauro Alberto Pérez Vendrell y Daniel Pérez Montes; el primero aparece en el número 30 de la primera lista, y el segundo, en el número 58 de la octava relación. Se supone que están enlistados de acuerdo al Consejo Distrital del INE que aspiran integrar: 1 y 8, respectivamente.
Según la correspondiente solicitud, ambos cumplen con los requisitos legales para ser consejeros electorales de Consejo Distrital, pero ninguno tiene experiencia en cargo similar. Aunque la ley solamente exige conocimientos en materia electoral. Amén de que la tengan o no, Pérez Vedrell registra como profesión la Licenciatura en Educación, y Pérez Montes, la Licenciatura en Ciencias Políticas; aunque este último tiene cierta experiencia porque ha ejercido otros cargos electorales.
En ambos casos, al parecer, no está en tela de juicio el conocimiento o la experiencia en materia electoral, sino sus vínculos con personal de la estructura del INE, Junta y Consejo locales; es lo polémico del caso. Además de las afinidades políticas.
Lauro Alberto tiene parentesco con el arquitecto Fortino Rubén Pérez Vedrell, Vocal de Organización Electoral de la Junta Local del INE. Situación que empieza a generar suspicacias entre algunos representantes partidistas ante el Consejo Local. Aunque el referido Vocal no vota para designar a los consejeros electorales distritales, y su pariente tiene el legítimo derecho de aspirar integrar órganos desconcentrados.
Sí, pero en el Consejo Local se empiezan a preguntar si el arquitecto puede influir en el ánimo del Vocal Ejecutivo, Edgar Humberto Arias, así como en el ánimo de las consejeras y los consejeros de este Consejo, para favorecer a Lauro Alberto. Habría que concederle el beneficio de la duda, salvo que existan pruebas fehacientes de un procedimiento inclinado hacia los Vedrell.
El otro caso es escabroso, delicado, que en realidad me cuesta trabajo abordarlo porque hasta se relaciona con la vida personal de Daniel Pérez Montes y de Elizabeth Bautista Velasco, consejera electoral del Consejo Local del INE. Y toda persona humana tiene derecho a hacer de su vida privada lo que mejor le plazca.
Sin embargo, en el Consejo Local empiezan a ver mal el registro de Pérez Montes por su relación sentimental con Bautista Velasco, la cual él hasta ha presumido en redes sociales. Representantes partidistas creen que ella lo impulsa para obtener el cargo de consejero electoral en el Consejo Distrital 08. ¿Y si no fuera así? ¿Y si el aspirante per se solicitó su registro impulsado solamente por su afinidad con la materia electoral?
A la consejera electoral también habría que concederle el beneficio de la duda. Total a la hora de votar que se excuse y ya. ¿O alguien tiene pruebas de que ella le pasó copia de las pruebas? ¿O de que está influyendo en el ánimo de sus compañeras consejeras y de los consejeros del Consejo Local para la designación de Pérez Montes? ¿O de haber convencido al consejero presidente?
Independientemente de su relación con la consejera, a Daniel Pérez Montes le encuentran otro “pero”: El señalamiento de venta de constancias de elecciones en la Dirección de Sistemas Normativos Internos del OPLE-Oaxaca, cuando hace no mucho él fungía como director. Los representantes partidistas no lo han acusado de manera directa, pero sí han señalado el periodo de su encargo, en sesiones del Consejo General del Organismo Público Local.
Pérez Montes era Director de Sistemas Normativos Internos, y Elizabeth Bautista ejercía el cargo de consejera electoral del Consejo General del OPLE; en ese entonces, él no llegó por ella, sino por otra consejera electoral. Allí se conocieron y trabajaron juntos porque en algún momento Bautista Velasco presidió la Comisión de Sistemas.
Pérez Montes llegó impulsado por panistas. En fin.
EL PLAN CON MAÑA EN EL OPLE-OAXACA
En el OPLE denominado Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) es la hora en que no instalan los Consejos Distritales y Municipales Electorales para los preparativos de las elecciones locales del 2018 de diputados y concejales a los ayuntamientos.
Argumentan estar en tiempo, y que las disposiciones legales marcan tardanza. Ups. Sin embargo, el Consejo General del IEEPCO está facultado para mover plazos, y bien pudieron ajustarlos de modo tal de integrar e instalar tales órganos desconcentrados sin contra-tiempos sobre todo para los aspirantes a candidaturas independientes.
Resulta que tiene rato que el IEEPCO lanzó la convocatoria para aspirantes a candidaturas independientes a diputados locales y a concejales, pero no hay ni Consejos Distritales ni Municipales donde puedan presentar su manifestación de intención; lo tienen que hacer de manera supletoria ante el Consejo General.
Ups. Imagínense con esa dificultad orográfica de Oaxaca, con dispersión de sus comunidades, ¡a qué hora se trasladarán a la capital oaxaqueña! Y luego el gasto de pasaje, alimentación y hospedaje, y los aspirantes a independientes no reciben financiamiento público.
Ja. ¡Con razón hasta la semana pasada nadie se había apuntado todavía! Y sí hay aspirantes. Se sabe, incluso, que esperan la instalación de los órganos desconcentrados electorales para acudir a manifestar su intención.
Así que cabe preguntar: ¿Es plan con maña del IEEPCO para desalentar la participación de independientes?
Lo mismo ocurre con los observadores electorales. El Instituto emitió la convocatoria, pero el registro también debe hacer supletoriamente ante la falta de Consejos Distritales y Municipales.
***
Correo: rosyrama@hotmail.com