EN 10 AÑOS, 23,858 FEMENICIDIOS. UNA VERGÜENZA PARA TODOS. ¡YA BASTA, NI UNA MÁS!
Seguramente hay cambios en la forma en que los ciudadanos le pierden el “respeto” o el miedo a los políticos y los enfrentan directamente en los comederos de lujo a los que normalmente asisten, así en uno de ellos se filtró la grabación y el reclamo que le hicieran al “Jefe” Diego, cuando comía acompañado de Carlos Romero Deschamps y dos ex gobernadores: “¿COMIERON BIEN? 50 MILLONES DE MEXICANOS NO”
Y sin duda, lo deberían tomar en cuenta los politicólogos y los tecnócratas, ya que la visión de los mexicanos es de un profundo encabronamiento en contra de los partidos, los políticos y en general de los empresarios y banqueros que solamente se han beneficiado de los bienes públicos y los fondos económicos de los mexicanos para hacer sus negocios privados, mientras la inmensa mayoría de la población está en la miseria, la desocupación, el abandono, la crisis por desempleo y malos salarios, por la inflación, por la inseguridad y los espacios donde se ve que los jóvenes se abandonan, creando una inmensa mayoría de NINIS o de gentes que, con preparación universitaria, no reciben sueldos adecuados, forjando una generación de resentidos y frustrados. Millones de mexicanos están en el desempleo, la miseria, viven en la inseguridad y en el abandono en atención educativa, sanitaria, falta de empleos, habitación y un alto grado de miseria y abandono, y esto está provocando que los grupos que cooptan a esas masas se fortalezcan, de tal forma que MORENA, hoy, tiene un alto nivel de aceptación al lado de su dirigente AMLO, y en el otro lado vemos el oportunismo, la ambición, el descaro y el manejo donde los posibles “candidatos” solamente se preocupan de asistir y consultar con los hombres del poder y con los empresarios y banqueros, olvidando que las mayorías son las que deben manifestarse y a las que se debe brindar respuestas.
Si se piensa en que con el control de los mecanismos de publicidad y manipulación en radio, prensa y televisión se logrará un triunfo, y se deja a un lado la atención a los grupos mayoritarios que sufren por el hambre y la pobreza, se comete un grave error, ya que la gente está en un gran proceso de consolidar su organización y están demostrando, por medio de las redes sociales, que pueden cambiar con facilidad sus votos y no solamente eso, sino, también, marchar y manifestarse para defender su voto, pudiéndose generar una seria confrontación que ahora no podrá tener control, y descarrilada la paz social se puede esperar una gran crisis política en el país. Recordemos que hoy la ultraderecha encabezada por el CCE y los “yo Claudio”, que no tienen nada de brillantes como el emperador romano, quieren juntar a los empresarios y banqueros para formar un frente común y recabar dinero que en parte se podrían embolsar, para una campaña que genere miedo y divisiones entre la sociedad mexicana como lo han logrado hacer en su campaña en contra de la educación pública, laica y gratuita, fastidiando a los maestros y privilegiando sus negocios dentro de la educación privada y confesional. Por ello, en las famosas zonas Económicas Especiales, se sigue especulando que solamente es un pretexto para acumular fortunas de los recursos públicos y entregar concesiones y terrenos arrebatados a las comunidades indígenas y pobres del sur, en provecho de un grupo empresarial que solamente se dedica a la especulación y no al desarrollo. Ya veremos los “resultados”, al tiempo, y por esa misma razón todos se preguntan la forma de enriquecimiento de algunos funcionarios de ese sector cuando tienen ranchos con canchas de tenis y muestran una fortuna que todos saben no se puede generar ni alcanzar con un trabajo honesto, sino es por medio de la especulación y de ser parte de los grupos de corrupción… en fin, al tiempo, que ya veremos cosas que nos darán la razón…
La polarización de grupos políticos que se esperan para el proceso electoral del 2018, será violenta en base a que los grupos de la ultraderecha se confronten en sus tácticas fascistas con los demás grupos políticos, ya que podrían llegar hasta generar las tragedias como cuando se asesinaron al Cardenal Posadas, Luis Donaldo Colosio y a Ruíz Massieu, con tal de imponer los modelos entreguistas y de protección y salvamento a bancos y banqueros como se hizo en esos tiempos, al fortalecer y eliminar a los grupos nacionalistas por medio del terror y de la violencia…
Sin duda, en la ultraderecha existe un temor de que pueda lograr el triunfo AMLO, y con ello hacer cambios profundos en sus relaciones comerciales y especulativas que mantiene con un amplio sector de los funcionarios públicos, y por tal motivo, estarían dispuestos a llegar a la violencia real con tal de evitar esa situación, pero esto obligaría al gobierno a actuar con fuerza para evitar una confrontación de grupos y choque de sectores que llegarían a la violencia real en el país, destruyendo la paz social y obligando al gobierno a establecer una política rígida y represiva para mantener la estabilidad. Si no vemos ese peligro real que puede generar la ultraderecha en el país, financiada y fortalecida por los norteamericanos que son fieles al racismo de Trump, podemos caer en esa trampa, que será un paso negativo para el desarrollo de México.