Es buena la intención de Andrés Manuel López Obrador sobre la paz duradera en nuestro país. Sin embargo, conseguirla a cambio de amnistiar al crimen organizado, parece ir en contra de la misma paz interior y exterior; se opone a grandes instituciones como lo es el Ejército Mexicano y ofende los de por sí lastimados sentimientos de las personas que han perdido familiares a causa de acciones criminales.
Claro, AMLO habló de “analizar”, de “explorar”, la posibilidad de la amnistía en caso de ganar las elecciones del 2018 a la Presidencia de la República; no la dio como un hecho dentro de su eventual programa de gobierno, del cual, por cierto, debe entregar un proyecto al Instituto Nacional Electoral (INE) vía Morena cuando se convierta formalmente en el candidato de este partido político y de la coalición con el PT.
Mmm…sería inédito que el INE declarara improcedente un programa de gobierno por oponerse a principios de nuestro Estado. No creemos que ocurra.
Es tan polémica la idea de AMLO que lógicamente desató una andanada de críticas en todos los sentidos, y ha servido de bandera para el golpeteo por parte de sus adversarios políticos sabedores éstos de que el narcotráfico y todo el crimen organizado es un tema muy sensible en los mexicanos, y en los habitantes de los países vecinos.
Dejemos a un lado los intereses político-electorales de los adversarios de AMLO, y veamos la idea de la amnistía en un plano real en base a preguntas como las siguientes:
Las madres de familia, esposas, hijas, que han perdido al hijo, al esposo, al padre, en acciones del crimen organizado ¿estarán dispuestas a perdonar y a olvidar? ¿Perdonar, por ejemplo, a quien indujo a sus familiares a consumir o a vender drogas, a sembrar; a matar en la disputa por plazas, etc.?
La amnistía ¿implica pactar el gobierno con el crimen organizado? ¿Te otorgo el perdón a cambio de que abandones la venta de drogas en las escuelas primarias y secundarias, o la exportación a Estados Unidos y países de Centro América; o a cambio de la entrega de la persona secuestrada sin daño físico pero con irreversibles afectaciones sicológicas?
¿Y los miembros del crimen organizado estarán dispuestos a pactar para dejar el negocio que les reditúa millones y billones de pesos?
Ojalá una amnistía fuera la solución. Quizá exista algún criminal arrepentido que pida beneficiarse con la medida excepcional. ¿Y los demás? ¿Seguirán amasando fortunas a costa de vidas humanas, y cuando se hayan cansado y reunido lo suficiente, entonces acogerse a la amnistía?
Claro, hay campesinos encarcelados por dedicarse a la siembra de marihuana; por ganar unos cuantos pesos purgan largas condenas mientras los capos andan tan libres como el viento; la mayoría de los campesinos caen en tales circunstancias llevados por el hambre y la necesidad de subsistencia. A ellos sí deberían aplicar una medida excepcional, pero no amnistía; tal vez atenuantes benévolos.
¿La amnistía incluye a los miembros de la delincuencia política? ¿A los de cuello blanco? Porque esta mafia también se cuenta en el crimen organizado y quizá es la más dañina de todas porque además de proteger narcotraficantes y secuestradores, saquea arcas públicas, lucra con la pobreza y dispone de la vida de pueblos completos.
Imagínense a todos los ex gobernadores pidiendo amnistía.
¿El Ejército Mexicano estará dispuesto a obedecer a un Jefe de Estado congraciado con el crimen organizado?
Quizá sea necesario conocer ampliamente la idea de amnistía de Andrés Manuel López Obrador para saber a ciencia cierta las aristas del planteamiento. Una sola idea deja muchas dudas y desata conjeturas. Quizá AMLO solamente expresó una idea para salir al paso periodístico; una ocurrencia, digamos.
En fin, sin temor a equivocarme, gustaría más saber cual es la idea de AMLO para devolverle la salud física y psíquica a tanta persona adicta, sobre todo jóvenes; cómo generar fuentes de empleo en aquellas comunidades donde la siembra de marihuana es la única opción de los campesinos para obtener algo de dinero para sobrevivir. En el estado de Oaxaca pululan las poblaciones donde los campos florean enervantes.
Cuál es su idea para erradicar la proliferación de venta de estupefacientes a las salida de las escuelas; cómo eliminará la industria del secuestro, etc.
Andrés Manuel López Obrador debe darse cuenta que como aspirante a la Presidencia de la República, necesita hacer propuestas serias y verse como un estadista, no como cualquier personaje con solo ocurrencias en vez de proyecto de nación.
Y a veces son ocurrencias que desinflan la preferencia electoral.
AMLO EN OAXACA
Andrés Manuel López Obrador realiza una gira de tres días por regiones del estado de Oaxaca, en su rol de presidente nacional de Morena. Siempre negará andar en campaña.
Y cuando este martes arribó al Istmo de Tehuantepec, lo hizo acompañado de Pavel Renato López Gómez; cabeza del Consejo Estatal del PRD y a quien apenas hace unos días la Comisión Nacional Jurisdiccional lo reconociera plenamente como perredista, no obstante de haber renunciado con antelación.
Pavel Renato no es lo mejor del PRD oaxaqueño, como tampoco lo son desprendimientos perredistas como Flavio Sosa Villavicencio, Félix y Rosendo Serrano Toledo, y el mismo Salomón Jara Cruz, quien formó parte del cuestionado gabinete de Gabino Cué Monteagudo como Secretario de Agricultura, en cuyo encargo hubo señalamientos que el hoy morenista supo sortear con procedimientos exprés.
Pero la Fiscalía Anticorrupción guarda un expediente, trascendió de buena fuente.
Retomando el tema: AMLO tiene prisa en ganar las elecciones del 2018, y en esa prisa se rodea de todo sin detenerse a analizar el valor de sus “seguidores”, como en Oaxaca, donde la mayoría de sus estrategas político electorales abandonaron el PRD después de habérselo acabado, y otros han hecho negocios a base de mover “organizaciones sociales”.
Es lo que López Obrador ha llamado la alianza con la “sociedad civil” y “organizaciones sociales”. Sin embargo, el líder nacional de Morena quizá desconoce la historia de sus aliados, que en vez de abonar, le restan.
***
Correo: rosyrama@hotmail.com