Las investigaciones en contra de quienes fueron integrantes del gabinete del gobernador coalicionista Gabino Cué Monteagudo, simplemente no avanzan porque las actuales dependencias no quieren colaborar con las investigaciones que realiza la Fiscalía Anticorrupción, que encabeza Jorge Emilio Iruegas Álvarez.

Principalmente en las Secretarías de Finanzas y Salud, donde fungen como titulares Jorge Gallardo Casas y Celestino Alonso Álvarez, respectivamente. Por cierto, éste último a punto de ser sustituido por Juan Díaz Pimentel, salvo decisión en contrario, pero la semana pasada fue la noticia que corrió como reguera de pólvora.

Claro, en los corrillos políticos no aseguran que ambos Secretarios sean quienes directamente se niegan a colaborar con las investigaciones. Pero sí subalternos. Mmm…¿y a poco éstos mandan sobre los primeros? Los titulares deben estar enterados de las pesquisas realizadas por la Fiscalía Anticorrupción, a la cual, por cierto, en el Presupuesto de Egresos del Estado le asignaron cero pesos, así que tendrá que seguir dependiendo financieramente de la Fiscalía General.

¿Dónde faltó sensibilidad para asignar a la Fiscalía Anticorrupción un presupuesto acorde a sus necesidades? ¿En los escritorios de la Secretaría de Finanzas o en las oficinas de los diputados del Congreso del Estado de Oaxaca. Caray, ¿qué los priistas no entienden que el combate a la corrupción es una prioridad del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa? ¿O ya no lo es? Solamente así se entiende que sus propias dependencias y la fracción parlamentaria de su partido político pongan trabas.

Eso sí, los diputados y diputadas locales se despacharon con la cuchara grande reasignándose más de 282 millones de pesos.

Imagínense, uno de los agentes del Ministerio Público que Iruegas importó de Nuevo León por su vasto conocimiento en la materia, está a punto de renunciar porque once mil pesos mensuales no le alcanzan para cubrir gastos elementales como la renta de la vivienda y la adquisición de víveres.

Y tal vez eso sea lo de menos, lo demás es que la Fiscalía Anticorrupción no cuenta con suficientes agentes del Ministerio Público para realizar las investigaciones de los escabrosos casos de quienes fueron servidores públicos del gabinete de Gabino Cué, además de los más de dos mil casos entre averiguaciones previas y carpetas de investigación.

En fin, el caso es que dicha Fiscalía (según trascendió) solicitó la ampliación de treses meses más para continuar las investigaciones en los casos de los ex funcionarios de las secretarías de Salud y Finanzas, por falta de colaboración de los actuales servidores públicos y de presupuesto. ¿Lo sabrá el gobernador?

Y bueno, la resistencia se encuentra en el área de egresos de la Secretaría de Finanzas.

¿O será justificación para darles largas? Tal vez no. El Fiscal da la impresión de ser una persona con ganas de realizar bien su trabajo.

Por cierto, en la Fiscalía Anticorrupción ya empiezan a caer casos de la actual administración. Por ejemplo, le cayeron a un funcionario pretendiendo realizar una transferencia de recursos de manera indebida.

En fin, a ver qué pasa.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com