Todos los partidos políticos tienen centrada la atención al cien por ciento en el golpeteo al adversario, pero poco interés le han puesto a las tareas del Instituto Nacional Electoral (INE), las cuales van más allá de las sesiones del Consejo General como foro para el impacto mediático.

Por eso cabe preguntar: ¿Cuánta atención han merecido los órganos desconcentrados del INE? Las cúpulas nacionales partidistas ya no alcanzan a ver la actuación de los Consejos Locales y Distritales del Instituto. Y sus representaciones partidistas en éstos caminan por la libre cuando con facilidad pueden ser coptados.

¿Por quiénes? Por los adversarios, o por consejeros electorales con afinidades políticas; incluso, por miembros del Servicio Profesional Electoral. Claro, éstos casos son la excepción, pues la autoridad electoral por principio es imparcial. Pero a veces la duda cabe cuando en las sesiones de los consejos aflora la proclividad hacia el incumplimiento de la formalidad.

En fin, este miércoles inicia uno de los procedimientos más importantes dentro del proceso electoral: La primera etapa de capacitación a los ciudadanos insaculados para ser funcionarios de las mesas directivas de casilla en la jornada electoral del primero de julio próximo.

Y no se trata de cualquier jornada electoral, sino se trata de una jornada para elegir Presidente de la República, y senadores y diputados al Congreso de la Unión; además de cargos locales en 30 entidades federativas, entre gobernadores, diputados locales y concejales a los ayuntamientos.

¡Uf, jornada electoral concurrente! La primera en la historia del país. Y donde habrá casilla única. ¿Funcionará? Pues depende de cómo la haya preparado el INE y, por supuesto, de la capacitación de los funcionarios de las mesas directivas de casilla, en la cual los Capacitadores Asistentes Electorales (los famosos CAE) juegan un papel fundamental.

Así que ojo con ellos. Los CAE son previamente seleccionados mediante el riguroso procedimiento establecido en la ley. Sin embargo, los consejeros de los órganos desconcentrados competentes pues colocan recomendados de partidos políticos, amigos, compadres, etc. Claro, no en todos los casos.

En la última sesión del Consejo Local del INE en Oaxaca, el representante del PVEM dejó entrever algunas diferencias entre los consejeros electorales en relación a los CAE. No lo dijo de manera directa, pero mencionó pleitos relacionados por recomendados. “Que si el compadre, que si el amigo, (etc.)”

En clase de Derecho Electoral, un alumno comentó que en el proceso electoral anterior salió sorteado para funcionario de mesa directiva de casilla, que personal del Instituto (el CAE) lo visitó y le dijo que regresaría para informarle cuándo se llevaría a cabo la capacitación, pero ya no regresó. “¿Por qué?”, preguntó el estudiante.

En fin, este miércoles y hasta el 27 de abril, el INE llevará a cabo la primera etapa de capacitación, en la que 38 mil 767 Capacitadores Asistentes Electorales visitarán a 11 millones mil 618 ciudadanas y ciudadanos sorteados en los 300 Consejos Distritales Electorales de todo el país.

Esa primera visita es con la finalidad de que se enteren, primero, del proceso electoral y, después, se sumen a la organización, informó Roberto Heycher Cardiel, Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica (DECEyEC) del INE, quien dijo que “seguramente habrá casos donde algunos ciudadanos no puedan participar, por lo que se tendrá que llevar a cabo un segundo sorteo el 8 de mayo”.

Claro, la doble insaculación exigida por la ley, para luego definir el porcentaje requerido por sección electoral, y quienes acrediten los requisitos “son preparados en una segunda etapa de capacitación.”

Bien. Y mucho mejor sería que los futuros legisladores (quienes emanen de las elecciones de julio próximo) hagan una reforma electoral para obligar a los ciudadanos y ciudadanas a cumplir cuando del sorteo resulten aptos para funcionarios de casillas, salvo que no puedan fungir como tales por causas ajenas a su voluntad plenamente probadas.

La normatividad electoral lo prevé de cierto modo. Pues los ciudadanos que incumplan con sus obligaciones pierden sus derechos político electorales. Pero nunca se ha visto que aquellos que no asisten a cumplir como funcionarios de casilla, pierdan tales derechos. Y como no pasa nada, pues no van.

Y si no van, es ahí donde se aprovechan los partidos políticos enviando simpatizantes a formarse en los primeros lugares de la fila de votantes para ser designados funcionarios de la casilla cuando los seleccionados no asisten. Se da el caso también de que quienes son designados por ausencia de los sorteados, no tienen afinidad política, pero no recibieron la capacitación en tiempo y forma. Y no basta con pegar un cartel sobre los pasos a seguir.

Es ahí donde se generan los problemas y las trampas. Claro, el riesgo empieza desde la selección de los consejeros y consejeras de los órganos desconcentrados del INE, pasando por la selección de los CAE y luego de los funcionarios de casilla. Todo es un engranaje. ¿Han puesto atención los partidos políticos? ¿O andan en la lela?

Después no se quejen, ni aleguen fraudes electorales. Tampoco lo aleguen si no cubren al cien por ciento las casillas electorales. La estructura es vital para ganar las elecciones, o para perderlas. Pregúntenle a Andrés Manuel López Obrador, cuyo talón de Aquiles ha sido la estructura electoral precisamente.

En fin, el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, en un video compartido en redes sociales, se dirigió a los ciudadanos insaculados que serán visitados por los CAE: “En el INE pedimos que le abras las puertas a nuestros capacitadores que, a partir del 7 de marzo, recorrerán todo el país para buscar a las y los ciudadanos que van a ser los garantes de la transparencia y la certeza al recibir y contar los votos de sus vecinos el 1 de julio próximo”.

¿Y nada más por redes sociales? Ja. Si bien cada vez más crece el públicos de redes, los usuarios no están pegados a las cuentas del INE.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com