Lo que parecía solo una ilusión berrinchuda, se convirtió en una realidad: Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva será candidato al Senado de la República encabezando la primera fórmula oaxaqueña por la coalición “Por México al Frente” vía PRD, el cual internamente le dio el aval.

Salvo que de última hora, los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM) reculen y le otorguen la candidatura a Héctor Pablo vía éste último por corresponderle el género masculino, según el convenio de coalición. Sin embargo, parece difícil; el golpeteo entre las partes ha sido intenso, hiriente, desagradable.

Las posturas son irreconciliables, según se intuye. Porque no se trata solamente de la candidatura al Senado, sino del sendero a la sucesión gubernamental en Oaxaca, de la pugna entre dos grupos priistas liderados por los ex gobernadores Ulises Ruiz Ortiz y José Murat Casab, y hasta de la misma sucesión presidencial.

¿Quién asegura que Miguel Ángel Osorio Chong para nada está interviniendo en la postura de Héctor Pablo? Ambos venían trabajando el proyecto presidencial a favor del ahora ex Secretario de Gobernación, y Ramírez Puga Leyva de entrada venía en los primeros lugares de la lista plurinominal al Senado de la República.

En fin, el jueves en la noche vía mensajes de Twitter, Héctor Pablo confirmó su dimisión al Revolucionario Institucional. En su cuenta, escribió: “He decidido aceptar la invitación de la Coalición Por México al Frente para encabezar la 1a fórmula al Senado por Oaxaca. Hace unas horas firmé mi renuncia al @PRI_Nacional”

Su renuncia al PRI era necesaria para estar en condiciones de aceptar la candidatura al Senado que apenas de otorgó el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, partido miembro de la coalición “Por México al Frente” integrado además por Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC).

Evidentemente, el ex Director General de Liconsa ya no podía esperar más porque el plazo de presentación de solicitudes de registro para los cargos federales ante el Instituto Nacional Electoral (INE) vence el próximo domingo 18 de marzo.

Y falta ver la reacción de los perredistas oaxaqueños, pues son de armas tomar.

No faltará alguno de los legitimados que impugne la designación de Héctor Pablo cuando hubo inscritos a un proceso interno. Aunque si les sueltan dinero en cantidades industriales, nada pasará. Incluso, el mismo presidente del PRD estatal, Raymundo Carmona Laredo, acusó que el jefe de los priistas rebeldes compró para éstos las candidaturas perredistas en 250 millones de pesos. ¿Será?

Contrario a la base priista de hueso colorado, los perredistas son indisciplinados, siguen líneas tribales y son hasta desleales, salvo honrosísimas excepciones. En la elección de gobernador del 2016, terminaron acusándose entre sí de haber provocado la derrota de José Antonio Estefan Garfias como candidato de la coalición PRD-PAN.

A esos escollos se enfrentará Héctor Pablo en el PRD, partido que prácticamente es cascarón, salvo en algunos municipios como Santa Cruz Xoxocotlán y San Jacinto Amilpas. La militancia del Sol Azteca poco a poco ha ido emigrando a Morena. Pero puede darse un repunte perredista en este proceso electoral…pero ¿y si no?

Claro, Héctor Pablo puede traer su propia estructura, la que construyó como Director General de Liconsa. ¿Y es real? Lo sabremos hasta cuando haya resultados electorales.

Lo que son las cosas, tras no resultar favorecido con la candidatura al Senado en la coalición “Todos por México” vía el PVEM, Héctor Pablo empezó una lucha en contra de las imposiciones en el PRI (sí, en el PRI) y a favor de la dignificación de la política. Sin embargo, él acepta ser impuesto en el PRD.

Incluso a costa de bajar a Manuel García Corpus de la candidatura al Senado, quien días antes también renunció al Revolucionario Institucional para irse con el Sol Azteca para la postulación al escaño por la primera fórmula oaxaqueña.

Qué incongruencia, ¿no? Entonces nunca estuvo en contra de las imposiciones, sino en contra de que no lo impusieran a él.

En fin, en su cuenta de Twitter Héctor Pablo también escribió:

“Me voy agradecido con el señor Presidente @EPN por haberme permitido participar en su gobierno. Para él invariablemente mi respeto.”

“Renuncio al @PRI_Nacional al habérseme cerrado la oportunidad de participar como candidato al Senado sin justificación alguna. Aprecio la generosidad del @PRDMexico de abrirme este espacio de participación política.”

“Voy a ganar con la fuerza de la razón y de las ideas con la seguridad de qué hay mucho que hacer para que a Oaxaca le vaya bien. Me voy sin resentimientos y con entusiasmo de trabajar por mi Estado. Mil gracias a todos!”

“Me voy con la frente en alto, orgulloso de haber mostrado siempre resultados en el trabajo realizado. Dejo atrás 30 años de militancia en el partido y en el servicio público.”

Treinta años de vivir del PRI, en el buen sentido (no peyorativo), pues el partido le dio trabajo, nombre, experiencia, fortuna; todo.

Y ahora va contra el PRI. ¿O es estrategia para una vez habiendo ganado, regresar para sumarse a la bancada priista?



***

Correo: rosyrama@hotmail.com