La desesperación de soldados y marinos escala a los altos grados

Militares de Tamaulipas protestan y solicitan volver a los cuarteles

Mancera deja a Luis Serna y le ordena entregar la ciudad a Amieva


Soldados y marinos están a punto de explotar.

Ya no soportan tantos agravios.

Los desacreditan lo mismo candidatos a cargos de elección ciudadana, Andrés Manuel López el primero, y organismos internacionales y por supuesto las escandalosas ONGs.

En un principio era solamente el personal de tropa el desesperado, pero ahora también protestan elementos con grados en la solapa y estrellas en los hombros.

Tal vez a ellos atendió el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, con aquella expresión “nosotros no pedimos la Ley de Seguridad Interior” de la semana pasada.

Pero vayamos en secuencia.

Con el tabasqueño tienen mucho resentimiento porque ha agraviado a las Fuerzas Armadas de varias maneras, sobre todo con su promesa de liberar delincuentes de toda calaña.

¿De qué han servido tanto esfuerzo, tanto sacrificio, tanta sangre, tantas vidas?, cuestionan.

Sus críticas han alcanzado a lo máximo, a un militar de hoja limpia como el secretario Cienfuegos, a quien López lo trató con un desprecio singular:

-¡Que se ponga a trabajar! -ordenó el de Macuspana y así ignoró el trabajo de un sexenio.

PRIMERA PROTESTA: TAMAULIPAS

Contra el trabajo de seguridad pública juegan muchos factores.

El nuevo sistema penal acusatorio, vendido como un cambio sustancial en la aplicación de la justicia, es un lastre al cual no saben cómo enfrentar las autoridades políticas y administrativas.

No hace falta ardides como el de la ministra Olga Sánchez Cordero, quien luchó hasta repatriar a una secuestradora plenamente identificada por sus víctimas como Florence Cassez.

Hoy la nación padece a miles y miles de delincuentes beneficiados con ese engendro jurídico ideado en el sexenio de Felipe Calderón y mal instrumentado en el de Enrique Peña.

Ya lo dijo Miguel Mancera: es una de las causas del repunte de la violencia y todavía advirtió -17 de noviembre de 2018- están a punto de salir once mil delincuentes más.

A esto le temen soldados y marinos.

Los más asustados están en Tamaulipas porque, a días de detener y consignar, salen de las cárceles a vengarse de quienes los detuvieron y, algo peor, de sus familiares.

Ellos enviaron difundieron una carta en redes sociales donde aportan detalles y subrayan:

“Somos nosotros los que luchamos no tu defensor de los derechos humanos, no tú miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor, no tú que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar”.

Por ello piden regresar a los cuarteles.

Y pronto, temen las secretarías de la Defensa y de Marina, pueden ser multitud.

La rebelión, pues.

MANCERA Y SU ESCUDERO SERNA

1.- Miguel Mancera honró su palabra.

Se va a apoyar la alianza pluripartidista con la cual se comprometió y se lleva a Luis Serna, a quien los altos funcionarios del Gobierno de la Ciudad de México despidieron con una comida en un restaurante de San Angel.

Serna será el encargado de entregar la administración a José Luis Amieva y luego operará de enlace con empresarios, partidos políticos y líderes sociales.

Y 2.- ya están abiertas las cartas de alianzas y candidatos.

Ricardo Anaya refrita propuestas, Andrés Manuel López va contra todo y José Antonio Meade intenta construir y reconstruir.

En la capital, Claudia Sheinbaum está a disposición de las órdenes de su jefe, Alejandra Barrales enseña el puño contra delincuentes y tiende la mano en los beneficios sociales.

Y Mikel Arriola hará de la honestidad y la eficiencia su bandera.