La proyección de Horizonte Político-Electoral México 2018 arroja una recomposición de fuerzas en la elección de los Congresos Locales, en la cual el PRI prácticamente se iría a la debacle mientras Morena se coronaría como la primera fuerza.

De acuerdo a dicha proyección, tras los comicios de julio próximo la mayoría de los Congresos Locales quedarían en poder del Movimiento Regeneración Nacional (Morena): 17. Mientras el Partido Revolucionario Institucional (PRI) solamente se mantendría en dos: Coahuila y Campeche.

En 2018 en Coahuila no habrá elección de diputados locales, igual que en Baja California, Tamaulipas, Quintana Roo y Nayarit; con excepción del primero, el resto está en poder del PAN. Pero el estudio los incluye suponemos que para visualizar la recomposición de fuerzas en los Congresos estatales luego de las elecciones.

Y conforme a esa proyección, basada en estudios de percepción e intención del voto, el crecimiento de Morena sería impresionante, pues de ser actualmente mayor fuerza política en 1 Congreso Local, pasaría a 17. Y el PRI a la inversa: De 14, su fuerza se reduciría a 2.

En tanto el Partido Acción Nacional (PAN) actualmente es mayor fuerza política en 12 Congresos Locales, y se mantendría en el mismo número, pero no en todos los Congresos Locales donde ahora es mayoría; perdería algunos, pero ganaría otros. Por ejemplo, tendría más diputados en Yucatán, pero ya no en Veracruz.

Al que de plano le iría mal, es al Partido de la Revolución Democrática (PRD), el cual actualmente tiene mayor fuerza política en los Congresos de los estados de Tabasco y Morelos; según la proyección, tras las elecciones, en ambos predominaría Morena. Así que el Sol Azteca se quedaría sin nada.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) perdería el único Congreso Local donde actualmente es la fuerza mayoritaria: Chiapas.

Y Movimiento Ciudadano (MC) conservaría la mayoría en el Congreso de Jalisco.

Es así como quedarían distribuidos “por mayor fuerza política” los Congreso Locales luego de las elecciones de primero de julio próximo. En 2018, recordemos, habrá comicios locales concurrentes con los federales en 30 entidades federativas.

Claro, la proyección es eso, una proyección, en base en “estudios de percepción e intención del voto”, como bien lo precisa el análisis de Horizonte Político-Electoral México 2018. Y pueden variar conforme se aproxima la jornada comicial, por eso los análisis son mensuales.

Ya los electores decidirán en base a los perfiles de las candidatas y candidatos a las diputaciones locales en cada una de las entidades federativas donde renovarán Congreso Local.

Aunque, lamentablemente, en nuestro país todos los partidos políticos (incluidos los más democráticos y castos) recurren a la compra y coacción del voto, quedando atrás el perfil del candidato o candidata, y la oferta legislativa; éstos se van más por la promesa de gestión.

Hay entidades como, Oaxaca, por ejemplo, donde todavía no hay candidatos a las diputaciones locales, pues el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO) se encuentra en proceso de revisión de las solicitudes presentadas por partidos y coaliciones; aprobará candidaturas hasta el 20 de abril.

No obstante, Oaxaca, considerado uno de los bastiones morenistas, electoralmente pinta para Congreso Local con fracción parlamentaria de Morena con la mayoría de diputados, sin poder preverse si relativa o absoluta; salvo que la suerte le cambie al PRI, el cual hasta la última elección del 2016 conservó el mayor número de diputados, pero sin permitirle legislar por sí mismo.

En el mapa donde se muestra la proyección, se observa que Morena sería mayor fuerza política en los Congresos de las entidades federativas del Centro y Sur-Sureste de la República Mexicana, con excepción de Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Evidentemente, ello tampoco significa que tendrá la administración en todos los Congresos Locales de jalón; la tendrá conforme las leyes legislativas y practica parlamentaria en cada entidad, además de los acuerdos. Pero sí tendría el control político y legislativo.

En fin, una de las implicaciones políticas en la composición de los Congresos Locales es que por éstos pasa la ratificación, o no, de las reformas a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El candidato que gane las elecciones presidenciales necesitará contar por lo menos con la mayoría calificada de los Congresos Locales para el aval de sus reformas.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com