En la última encuesta telefónica levantada por Massive Caller sobre las elecciones a Senador en las 32 entidades federativas, Oaxaca arroja una marcada intención del voto por la coalición “Juntos Haremos Historia” con el 45.8%, seguida de la alianza “Todos por México” con el 17.3%, y luego la coalición “Por México al Frente” con el 13.4%.

Se trata de un resumen, donde la gráfica muestra la pregunta: “¿Si hoy fueran las elecciones a Senador, por cual partido o candidato votaría usted”? Pero no vienen los nombres de las personas que integran las fórmulas de candidatos (as), quizá por tratarse de una síntesis de la encuesta; solo se incluyen partidos y coaliciones.

Es una encuesta levantada entre el 28 de abril y el 3 de mayo del año en curso; incluso, datos de la misma ya fueron publicados en algunos medios de comunicación en el contexto de la composición de la Cámara de Senadores; arrojando una probabilidad del triunfo de la coalición morenista en 20 entidades, la alianza panista en 10, la coalición priista solo ganaría en Colima, y un independiente en Jalisco.

En torno a la elección al Senado en Oaxaca, se ha ventilado en medios otra encuesta levantada por el Instituto de Estudios e Investigación en Ciencias Políticas y Gobernanza, la cual arroja un 33.44% de preferencia electoral para las fórmulas de candidatos de la coalición “Todos por México” (PRI-PVEM-Panal); la primera encabezada por Raúl Bolaños Cacho Cué, y la segunda, por Sofía Castro Ríos.

Pisándoles los talones se encontrarían los abanderados de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES) con el 31.04%, cuyas fórmulas son encabezadas --en ese orden— por la cantante Susana Harp y por Salomón Jara Cruz. Y en el tercer sitio estarían los candidatos de la alianza “Por México al Frente” (PAN-PRD-MC), encabezadas por el ex priista Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva y Perla Marisela Woolrich Fernández con 20.16%.

Y entre tantas encuestas, hay una más levantada en los primeros días de abril, y de la cual informó públicamente Héctor Pablo donde le saca una ventaja de alrededor de cuatro punto a Raúl Bolaños, mientras las fórmulas de la coalición morenista llevaban casi un 40% de preferencia. La muestra fue realizada por Massive Caller, según las gráficas que mostró.

Y de aquí hasta el inicio de la veda electoral, pulularan las encuestas. Y es lógico que los resultados varíen por razones multifactoriales; por ejemplo, porque los votantes indecisos ya hayan tomado una decisión, porque las muestras son más amplias, porque la encuesta fue aplicada en secciones electorales clave, etc.

Por lo pronto, la lectura de todas las anteriores revelan muy competida la elección al Senado de la República en Oaxaca, uno de los bastiones de Andrés Manuel López Obrador. Por eso es probable que los abanderados de la coalición “Juntos Haremos Historia” – identificados con Morena-- vayan arriba en la preferencia electoral.

Claro, por el efecto AMLO, como en el 2012 cuando la coalición “Movimiento Progresista” (PRD-PT-MC) arrasó en Oaxaca: Ganó las elecciones al Senado de la República, 10 de 11 diputaciones federales y las votaciones presidenciales a favor de López Obrador.

Entonces los candidatos al Congreso de la Unión por la alianza lópezobradorista no eran lo mejor, con sus honrosas excepciones, pero ganaron gracias al efecto AMLO. Y eso mismo puede ocurrir para los comicios del primero de julio del 2018, para las cuales la coalición “Juntos Haremos Historia” recogió lo peor del PRD y demás aliados, con sus salvedades.

No obstante esa real probabilidad, también puede ser posible que algunos abanderados de “Juntos Haremos Historia” den la sorpresa a la inversa. Porque podrán convencer a los electores de las zonas en pobreza extrema –tierra fértil para todos los partidos— de que los morenistas son algo así como la salvación del mundo, pero hay zonas donde la ciudadanía ya conoce perfectamente “de qué pie cojean”.

Ejemplo: El candidato que encabeza la segunda fórmula al Senado de dicha coalición, Salomón Jara Cruz, quien si bien es cierto siempre ha sido de izquierda, como Secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal, Pesca y Acuacultura del gobierno “coalicionista” de Gabino Cué Monteagudo no dio los mejores resultados.

Incluso, salió señalado por algunas irregularidades en el manejo del presupuesto en dicha dependencia, además de subejercicios. En su momento, la entonces Contralora del Estado, Perla Woolrich Fernández hizo las acusaciones pertinentes. Pero las instancias correspondientes lo exoneraron mágicamente.

Es más, Perla Woolrich, panista de cepa y quien hoy encabeza la segunda fórmula al Senado por la coalición “Por México al Frente”, ha dicho que Salomón Jara le “’asquea’ por el engaño que hace al Pueblo de Oaxaca al hablar de honestidad cuando es uno de los operadores del desfalco al erario ocurrido en el gobierno anterior” y que lo ha retado a aclarar el destino de 50 millones de pesos. Ups.

Además, según cuentan en los corrillos políticos, aún hay un expediente abierto en contra de Salomón Jara. ¿Será? Siendo así, quizá comunidades o productores oaxaqueños conozcan sus andanzas. ¿Votarán por él? Quizá por eso López Obrador lo puso en la segunda fórmula y en la primera designó (y al más puro estilo priista) a Susana Harp, interprete de canciones y con tío millonario.

Por cierto, Susana cierra algunos (¿o la mayoría?) de sus mitines con conciertos musicales. ¿Esa es su oferta de campaña? ¿O estrategia? ¿Al pueblo: Pan y circo?

Hablando de los abanderados morenistas, ¿por qué Salomón Jara y Susana Harp hacen campaña cada quien por su lado? ¿Es estrategia para cubrir todos los flancos sin dejar comunidad sin visitar? ¿O están peleados? ¿O alguno de los dos no se quiere juntar con la ‘chusma’?

En fin. Doña Perla Woolrich, ella sí que ha demostrado ser muy buena en la tribuna y buena legisladora. Lástima que la hayan puesto en la segunda fórmula al Senado, porque la coalición “Por México al Frente” prefirió a un ex priista en la primera fórmula, y está en la pelea.

Aunque en la mayoría de las encuestas sale en el tercer sitio. Claro, de aquí al primero de julio --día de la jornada electoral— el escenario puede cambiar, máxime cuando Héctor Pablo está armando su propia estructura para evitar traiciones internas. Incluso, en los corillos de la alianza PAN-PRD-MC cuentan que el ex director de Liconsa trae acuerdos con priistas de primer nivel. ¿Será?

Por lo pronto, anda haciendo campaña a todo lo que da. Aunque sus giras son muy recurrentes a lugares donde los candidatos a diputados de su coalición tienen presencia, pero no tan buena reputación.

Quien sabe hasta donde le funcione a Héctor Pablo la campaña en contra del PRI y del gobierno, al cual perteneció hasta hace algunos meses. Quien sabe hasta dónde el electorado pueda diferenciar entre el ánimo de encono y venganza porque su partido de origen no le dio la candidatura, y un ánimo real por amor a México.

En fin, y también está en la lucha Raúl Bolaños Cacho Cué, cabeza de la primera fórmula oaxaqueña al Senado por la coalición “Todos por México”; un priista arropado por el PVEM, cuyo perfil encaja perfectamente con los verdes.

Se trata de un joven profesionista, preparado y educado, que todos los días recorre comunidades y casa por casa en búsqueda del voto para las elecciones de julio próximo.

Su único pecado es carecer de una larga trayectoria en cargos políticos y públicos. Pero también es su fortaleza. Porque no le pueden atribuir una fortuna propia hecha a base del erario, ni traiciones al partido de origen.

Él por sí solo influye en el ánimo del electorado. Y está peleando el segundo lugar, pero también con la mira en ganar la elección.

Nada más le falta mejorar su estrategia de campaña; quizá aprovechando las flaquezas de sus adversarios. Quien sabe por qué su cuarto de guerra, ha evitado sacarle sus trapitos al sol a prominentes miembros de las coaliciones “Juntos Haremos Historia” y “Por México al Frente”.

En ambas hay candidatos que fueron funcionarios del Gabino Cué Monteagudo, ex gobernador de Oaxaca, quien llegó mediante la coalición PAN-PRD-MC-PT, y cuya administración dejó a la entidad en un “colapso económico”.

¿Por qué no exhiben el saqueo? Doña Perla Woolrich, hoy candidata de “Por México a Frente”, fue la Contralora de Cué.

¿Hay algún pactó entre el gobierno del Alejandro Murat Hinojosa y miembros de ambas coaliciones opositoras? ¿O solamente ha sido cuestión de olvido?

Vamos, ni siquiera el coordinador de campaña del candidato de la coalición “Todos por México” a la Presidencia de la República, José Antonio Meade Kuribreña, Alejandro Avilés Álvarez, ha emprendido una estrategia certera en contra de las coaliciones opositoras usando las armas del manejo de los recursos públicos.

Es más, Morena tiene una numerosa fracción parlamentaria en el Congreso del Estado de Oaxaca, y en el ejercicio legal del año pasado presidió la Junta de Coordinación Política. ¿Los morenistas rindieron cuentas del presupuesto?

¿Por qué ni el PRI, ni el PAN, ni el PRD, ni ningún partido ha dicho nada al respecto, ni siquiera como bandera de campaña.



***

Correo: rosyrama@hotmail.com