Y lo recibirán sin ser trabajadores, ni asalariados.

La Ley Federal del Trabajo, en su artículo 87, establece que “los trabajadores tendrán derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del día veinte de diciembre, equivalente a quince días de salario, por lo menos.”

¡Los tra-ba-ja-do-res! Entonces ¿por qué recibirán aguilando los diputados y diputadas federales cuando no son trabajadores y mucho menos asalariados?

Son representantes populares que, en su mayoría, fueron impuestos como candidatos por su respectivo partido político y luego ganaron las elecciones usando diversos “anzuelos” como, por ejemplo, promesas de recompensa.

Claro, con sus honrosas excepciones. Pero así ganaron hasta los inmaculados de Morena, amén del efecto Andrés Manuel López Obrador y del hartazgo hacia el PRI. ¿O no fue un anzuelo el fideicomiso “Por los demás” para los damnificados por los sismos?

Los legisladores también son servidores públicos para efectos de la ley de responsabilidades. Por lo tanto, por ningún lado se justifica en ellos una condición de trabajadores asalariados.

El pueblo no los contrató ni están subordinados a éste. Más bien se sienten superiores y con el derecho de ser tratados con honores.

Pero no obstante de no ser trabajadores y mucho menos asalariados, cada diputado y diputada federal recibirá en diciembre próximo 46 mil pesos correspondientes a la parte proporcional del “aguinaldo”, más 75 mil pesos de su dieta mensual, sumando en total 121 mil pesos.

Así lo declaró el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara Baja, Mario Delgado Carrillo (de Morena), quien textualmente precisó:

“La parte proporcional de aguinaldo correspondiente al periodo septiembre- diciembre son 46 mil pesos, entonces lo que vamos a recibir los diputados en diciembre es la suma de los 75 mil más los 46 mil”.

Y según el comunicado, Delgado Carrillo explicó “que la parte proporcional del aguinaldo de los diputados se calcula de la siguiente manera: ‘el aguinaldo son 40 días, el monto correspondiente se divide entre 12, que sería el monto parcial mensual del aguinaldo, y se multiplica por cuatro que son los meses septiembre, octubre, noviembre y diciembre’”.

Ups. Consideran para ellos ¡40 días de aguinaldo! Casi idéntico al exigido por los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

¿Por qué tan jugoso? Vaya, porque si los diputados y diputadas están tomando como base la Ley Federal de Trabajo, ésta precisa que el aguinaldo será “equivalente a 15 días de trabajo, por lo menos”.

¡Qué bárbaros, los morenos muy pronto están enseñando el cobre! Y, por supuesto, a los del PES, PT, MC, PRI, PRD, PAN y PVEM parece que les dijeron: “Ustedes calladitos se ven más bonitos”. ¿Quién le hace feo a 46 mil pesos por concepto de aguinaldo?

Capaz que protestaron, pero por parecerles poco en comparación a tanto trabajo durante apenas 4 meses de intensas jornadas laborales de sol a sol. Pobrecitos. Ja.

Veamos las cuentas de Delgado Carrillo:

Si dice que la dieta equivale a 75 mil pesos mensuales, dividida entre 30 días de un mes (suponiendo meses homogéneos), entonces la dieta o ingreso diario es de 2 mil 500 pesos, multiplicado por 40 días es igual a 100 mil pesos, entre 12 meses del año da 8,333 por 4 meses son 33 mil 333.33 pesos.

Ups. No salen los 46 mil. ¿Cómo hizo el cálculo?

Ahora si lo calculamos de la siguiente manera resulta lo siguiente:

40 días de aguinaldo entre 365 días del año igual a 0.109, esto por 120 días “laborados” (los cuatro meses de septiembre a diciembre), igual a 13.15 por 2,500 pesos de dieta diaria, igual a 32 mil 876.71

Mmm…tampoco sale el proporcional del “aguinaldo” aludido que recibirán los diputados. Caray, ¿cuál será la fórmula para obtener los 46 mil pesos?

¿O la austeridad republicana es mera falacia? La pregunta deriva no solamente porque se asignarán un aguinaldo cuyo concepto corresponde a la gratificación, digamos, al trabajador asalariado, sino por la consideración del proporcional de ¡40 días, no de 15!

Suponiendo que merezcan aguinaldo los diputados y diputadas federales, en época de austeridad republicana deberían en todo caso calcularlo sobre el mínimo de 15 días.

Y 15 entre 365 días da 0.41, por 120 días “laborados” (septiembre a diciembre) es igual a 4.93 por 2 mil 500 resultan 12 mil 328 pesos de aguinaldo proporcional.

Una diferencia de 33 mi 672 pesos menos, entre el calculado por Delgado Carrillo para cada uno de los diputados y diputadas (de 46 mil) y el realmente austero.

Aunque los legisladores no deberían recibir ni un peso de aguinaldo, pues amén de no merecerlo, no son asalariados. Y esta práctica tan criticada en los gobiernos priistas, ahora la reproducen fielmente los morenistas. ¿Austeridad? ¡Falacia! Pues además las cifras parecen no cuadrar.

SIGNIFICADO DE AGUINALDO

Algo de lo que encontramos en una búsqueda rápida en internet:

“Regalo o gratificación que se da a una persona por Navidad, generalmente a alguien que presta habitualmente un servicio, como el cartero o el encargado de recoger la basura.

“Existe la costumbre de dar un aguinaldo a los trabajadores en época navideña, en especie (cesta de Navidad) o en dinero. Tiene consideración de una remuneración voluntaria (equivalente a una propina); aunque su arraigada costumbre ha conducido en algunos casos a ser considerada como un derecho adquirido.”

“En México, el aguinaldo tiene dos acepciones. La primera está circunscrita en el ámbito laboral y la define la Secretaría del Trabajo y Previsión Social como ‘una prestación laboral y un derecho irrenunciable de los trabajadores’. La segunda acepción se ciñe a las tradiciones gastronómicas.”

A los trabajadores del sector productivo, de entrada. Y los diputados ni son trabajadores, ni asalariados y mucho menos productivos. Nada más van a dormir y a calentar la curul.

Así, difícilmente Porfirio Muñoz Ledo, del Grupo Parlamentario de Morena, podrá devolverle la H de Honorable a la Cámara de Diputados Federal, ni los morenistas podrán mirar a los ojos a los ciudadanos y ciudadanos debido a sus acciones contrarias a la austeridad republicana que pregonan.

Imagínense, el aguinaldo en cada Congreso Local. Ups. ¡Cuánto dinero se embolsan los diputados en las entidades federativas sin el menor pudor! Hagan cuantas: Aguinaldo, bonos de fin de año, bonos de terminación de Legislatura, apoyos legislativos, etc.!

Y Morena, al parecer, no da visos de ser la esperanza para terminar con estas prácticas.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com