* Las mafias, cofradías y camarillas con intereses oscuros, regatean el reconocimiento de los logros del gobernador Alejandro Murat Hinojosa al anteponer sus intereses político-económicos al interés general de los oaxaqueños.
* Una vez más, las mujeres oaxaqueñas, madres y maestras a lo largo de la historia, enaltecen a su tierra natal en la que algunas, dado su origen y cultura indígena, tienen enterrado su obligo, como ofrenda de vida a la madre Tierra.

Optimista, en el mejor sentido del realista informado, hoy más que nunca estoy plenamente convencido que en medio de su rezago y marginación, cada día es más perceptible que Oaxaca avanza, sin prisa, pero sin pausa.
Y crece, a pesar de las “grillas aldeanas”, de las intrigas palaciegas y, sobre todo, de la mezquindad de partidos, mafias y grupos políticos mercenarios, que desde hace medio siglo se oponen al desarrollo y progreso de Oaxaca.
Estas mafias, cofradías y camarillas con intereses oscuros, regatean el reconocimiento de los logros del gobernador Alejandro Murat Hinojosa al anteponer sus intereses político-económicos al interés general de los oaxaqueños.
Una vez más, las mujeres oaxaqueñas, madres y maestras a lo largo de la historia, enaltecen a su tierra natal en la que algunas, dado su origen y cultura indígena, tienen enterrado su obligo, como ofrenda de vida a la madre Tierra.
Después de dos siglos, a partir de 1824 en que se constituyó el Tribunal Superior de Justicia del Estado, por primera vez, una mujer, María Eugenia Villanueva Abraján, quedó al frente del Poder Judicial de Oaxaca enalteciendo a las mujeres oaxaqueñas.
Tuvieron que pasar casi 200 largos años, que se dicen fácil, pero que humanamente son muchos, para que una magistrada se convirtiera en presidenta del fiel de la balanza en los contrapesos de la división de poderes, establecidos constitucionalmente.
Sin embargo, no es la única mujer oaxaqueña que escribe la actual historia viviente. Ahí está la revelación actoral de la mixteca Yalitza Aparicio, estrella de la película “Roma”; de la zapoteca Carmen Alonso, quien entregara el Bastón de Mando al presidente Andrés Manuel López Obrador.
O bien, la senadora vallista Susana Harp Iturribarría, la zapoteca Natalia Toledo, Subsecretaria de la Diversidad Cultural; la soprano mixe María Reyna González; la chontal Eufrosina Cruz Mendoza y de manera muy especial Ivette Morán Rodríguez, Presidenta Honoraria del Sistema Estatal DIF-Oaxaca, artífice del triunfo electoral del gobernador Alejandro Murat.
Un año antes de las elecciones, Ivette, de ascendencia istmeña e ixtepecana abandonó la comodidad de la Ciudad de México y llegó a Oaxaca a recorrer el Estado al frente de la Fundación Arte y Manos Oaxaqueñas (AMO), asociación de asistencia privada.
El trabajo social realizado en cientos de pueblos y comunidades alejadas de las ocho regiones del estado sumó al final miles de votos a favor del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gobernación de Oaxaca. Y sigue trabajando incansablemente por el crecimiento político nacional de Alejandro.
El Pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), designó por unanimidad de votos a la magistrada María Eugenia Villanueva Abraján, como Presidenta Interina de ese órgano colegiado y del Consejo de la Judicatura, en sustitución del magistrado Raúl Bolaños Cacho, quien renunció al cargo que venía ostentando desde el 2017.
“La gran responsabilidad que hoy asumo, subrayó, es fiel reflejo del reconocimiento a la búsqueda de equidad de género, por lo que, como mujer, y como profesional del derecho, estoy segura saldré adelante al contar con el apoyo y ayuda de todas y todos ustedes los integrantes de este pleno”.
La Magistrada Presidenta quien tiene 23 años de servicio en el Poder Judicial, añadió: “Acorde a los resultados que generemos en nuestra labor diaria, contribuiremos nosotras y nosotros al fortalecimiento y búsqueda de la estabilidad social, la paz y la concordia de nuestro pueblo”.
Recordó que este año en que se cumplen 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “cobran especial relevancia las obligaciones que como Poder Judicial debemos tener presentes, quienes estudiamos, interpretamos y aplicamos cotidianamente el derecho, la de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad a que nos mandata nuestro artículo primero constitucional”.
Al rendir su Segundo Informe de Actividades la Presidenta Honoraria del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Oaxaca), Ivette Morán de Murat, afirmó "este DIF no tiene colores. Este DIF tiene la camiseta de Oaxaca bien puesta y por este Estado continuaremos trabajando en familia”.
Reconoció que si bien el trabajo realizado en estos dos primeros años de gestión ha sido gratificante, aún falta mucho por hacer, por lo que se redoblarán en los siguientes cuatro años, los esfuerzos para transformar la vida de las y los oaxaqueños, especialmente quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad.
“Continuaremos echándole todas las ganas como lo hemos hecho desde el primer día, con entrega, amor y lealtad”, expresó al tiempo de refrendar su compromiso con todas las familias de Oaxaca.
De esta manera, la Presidenta del DIF Estatal y el Director General de este organismo asistencial, Christian Holm Rodríguez, señalaron que el trabajo en este segundo año se centró en seis temas importantes: Familia Incluyente, Familia Saludable, Construyendo en Familia, Familia Protegida, Familia Juntos y Familia Nutrida.
Detallaron que con una inversión superior a los 184 millones de pesos, este año se atendieron a 98 mil 783 personas con alguna discapacidad.
Asimismo, a través de las Unidades Básicas de Rehabilitación se brindaron más de 71 mil servicios de consultas médicas, sesiones psicológicas, terapias físicas y de lenguaje. También se cambió la vida de alrededor de 12 mil 81 personas con atención médica, cirugía de manos, de labios, paladar hendido, se atendieron problemas de salud visual y se entregaron prótesis oculares.
De igual manera, como parte del compromiso de velar por la niñez oaxaqueña, se brindaron Desayunos Escolares Fríos a 106 mil 856 estudiantes de mil 709 escuelas públicas con una inversión de más de 249 millones 954 mil de pesos.
También se apoyaron a más de 110 mil niñas, niños, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, y personas mayores, a través de las mil 270 Cocinas Comedor Nutricional Comunitarias habilitadas en el Estado, especialmente en localidades con alta y muy alta marginación, que requirieron de una inversión superior a los 200 millones de pesos.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila