Una decena de universidades públicas en el país, vía sus autoridades, han manifestado la situación de colapso financiero en que se encuentran. ¿Por qué? Ahí lo oscuro del dilema.

Las autoridades universitarias alegan insuficiencia presupuestal para cubrir todas las necesidades; desde el pago del sueldo de maestros hasta los servicios, además la compra de insumos y demás.

Vaya, algunas le deban hasta al Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Entre tales universidades de encuentran las de las siguientes entidades federativas: Zacatecas, Chiapas, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Sinaloa, Tabaco y Veracruz.

Todas Universidades Autónomas. ¿Cuál es la realidad del colapso financiero? Es necesario saberlo para a partir de ahí tomar la mejor decisión para rescatarlas o de plano para aplicarles una especie de eutanasia; es decir, dejarlas morir o cerrarlas de golpe y porrazo.

Porque han dejado de ser semillero de generaciones de profesionistas brillantes, y se han convertido en cuna de porros, en mercado de narcomenudeo, en casas de prostitución y trata de blancas. Claro, con sus excepciones.

Y es un secreto a voces que en la mayoría de las universidades públicas con problemas financieros tanto las autoridades universitarias como las plantillas de catedráticos muchas veces amparados en un sindicalismo mal entendido, venden el ingreso a las facultades y las calificaciones.

Se han convertido en un cáncer social.

Por lo mismos en diversas entidades del país se ha tomado con agrado la noticia de que serán auditadas las universidades públicas para determinar a ciencia cierta en qué se va el millonario subsidio de que gozan anualmente.

En ese contexto cabe preguntar, ¿las universidades públicas proyectadas por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, vendrán a sustituir a las actuales universidades de la misma naturaleza? ¿Serán la alternativa para la educación superior?

¿Esa es la razón por las cuales en el Presupuesto de Egresos de la Federación se plantea menos presupuesto para universidades públicas actuales?

Mmm. Si ese fuera el plan, bien por una parte. Porque entonces cabe la posibilidad de una reacción positiva de las mismas autoridades universitarias para rescatar la respectiva institución, porque estaría en riego la “caja chica”.

Quizá a partir de ahí pueda generarse una refundación de las universidades públicas que en estos momentos atraviesan por situaciones financieras difíciles y casi al borde del colapso.

Y a la par exista el sistema de universidades públicas proyectado por el presidente López Obrador, y así nunca más haya jóvenes sin cursar una carrera porque ya no encontraron cupo en la correspondiente facultad.

No obstante, es obligado preguntar: ¿Alcanzará el presupuesto para tantas universidades públicas? Claro, si de prioridades se trata, quítenle a los partidos políticos para privilegiar la educación superior.

Otra pregunta: ¿Las universidades públicas planteadas por AMLO estarían exentas de toda ideología política? Digo, no se les ocurra de repente poner al frente del sistema universitario a alguien como Paco Ignacio Taibo II con ideas socialistas traídas desde su país de origen.

¿O serán universidades públicas cien por ciento técnicas y ajenas a toda contaminación política? Vaya, que tampoco se conviertan en semilleros de adeptos de AMLO, sino que fomenten la libertad de pensamiento y la excelencia en la educación superior.

EL SISTEMA INICIADO POR HELADIO RAMÍREZ

El presidente Andrés Manuel López Obrador debiera asesorarse con don Heladio Ramírez López, del PRI, quien cuando fue gobernador de Oaxaca creó la Universidad Tecnológica de la Mixteca, la cual está catalogada como de las mejores en el país y con convenios académicos con universidades extranjeras.

Y también creó la Universidad Tecnológica del Mar, con igual nivel educativo.

Los gobernadores siguientes crearon otras universidades regionales con el mismo esquema y con carreras según las necesidades de cada una de las ocho regiones de la entidad oaxaqueña.

Y hoy existe el Sistema de Universidades Estatales de Oaxaca (Suneo), con gran demanda educativa y de donde egresan profesionistas de alta calidad educativa.

En dichas universidades no hay paros, ni sindicatos, ni cosas por el estilo que paralice la actividad educativa. Además, hay un solo rector del Suneo: Moesto Seara, de raíces españolas, pero dedicado cien por ciento a la academia sin meterse en nada de política ni activismo ni nada por el estilo.

Modesto Seara, dicen, fue maestro en la universidad de Heladio Ramírez López, quien ya siendo gobernador de Oaxaca lo llamó para iniciar ese Sistema de Universidades que han dado excelentes resultados.

Lo único malo es que no hay tanta oferta de trabajo; egresan profesionistas y emigran a otras entidades por falta de fuentes de empleo. Incluso, los más beneficiados con la Universidad Tecnológica de la Mixteca (la mejor del Suneo) han sido los poblanos, pues les queda más cerca.

Todas las del Suneo son universidades públicas. Lo único que encarece la educación es la renta y la comida que tienen que pagar los estudiantes, pues no son internados, sino los jóvenes rentan y comen fuera.

En fin, las del Sunero son universidades de excelencia. ¿Cómo está pensando AMLO su sistema de universidades.

Reiteramos, habría de pedirle consejo a don Heladio Ramírez López; quien, además, ha sido mejor gobernador de Oaxaca de los últimos tiempos.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com