¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

Pues seguramente muchos son los temas para comentar todos los días en las mañaneras con preguntas, unas, arregladas, puestas al pié o al bate, de pechito, para que se luzcan o se inicie la discusión, es válido, esto es parte del manejo de la prensa y de la información. Seguro que muchos olvidan o tienen en mente poner en los temas el huachicoleo, los tanques comprados en EUA de los cuales, dicen, que son producidos en México y que, seguramente, ya estaba planchado el tema y el arreglo de la compra al tener claro que no hay una empresa que tenga, en el mundo, un stock de seiscientos carros tanques, así que cierto o falso, el caso es que nos sirvieron para parar la falta de gasolinas y esto generó confianza a pesar de que no está resuelto el tema pero, yo me pregunto ¿Quién o quiénes piensan en las horas que el infeliciaje, los señores y señoras de casa, utilizan para llegar al trabajo en una ciudad donde la movilidad es de las más lentas del mundo? Claro que los intelectuales andan viendo las cosas que son impactantes o las que le interesan a los hombres y mujeres del poder y no a los ciudadanos.

Ya hemos comentado la desgracia que viven miles y miles de gentes que tienen que venir desde Chalco o desde los límites con el Estado de Hidalgo o del Estado de México que pasan, cuando menos ,dos horas para llegar y para regresar, más de cuatro horas entre las esperas y caminatas para tomar el Transporte y esperar que nadie los joda o los asalte o los extorsione o los viole o les agreda, la tensión es enorme, eso, cuando van solos, pero, cuando además tienen que traer de un lado al otro a los jovencitos a la escuela o estar con el Jesús en la boca por los que quedaron solos en las casas con todos los peligros que tienen, porque ahora nadie ha hablado de que padre y madre tienen que salir a chambear para completar medianamente el chivo y ya nadie puede atender a los chicos, por esa razón la enorme descomposición social y el gran consumo de drogas y la inmensa pobreza que causa la inseguridad, la drogadicción y el tiempo perdido, porque no es tema de decir que van a tomar los autobuses que están privatizados con los lentos y abarrotados lugares en el Metro o van a ir de un lado al otro en esas distancias en bicicleta, porque lo más seguro es que en el camino los atropellan o les roban y no todos tienen la fortaleza del pedaleo ni la edad para hacerlo y sin embargo, vemos que nadie habla, tampoco, de la deformación en la inversión inmobiliaria ni en el freno a la misma, se habla de privatización como en el viejo modelo del neoliberalismo para hacer negocios con el transporte y sacarnos más dinero y tiempo a los jodidos y no hablan de la calidad de vida ni de lo que genera ese enorme problema en salud, stress, contaminación, angustia, robos, asaltos muertes, heridos, golpeados… no, para qué, los del gobierno creen que porque dan algo de dinero a la gente ya solucionaron el tema y no es así, la gente, más que dinero necesita soluciones viables y que le permitan ser ellos y no sentirse inútiles y perdedores, pobres, jodidos, miserables, limosneros, no importa que ahora el negocio también sea para los bancos por eso de la bancarización y los centavos que, en millones, hacen fortunas, lo grave es que estamos generando una sociedad limosnera y no luchadora, se hablaba, hace tiempo, de los esquemas de confort y de cómo en ellos no se piensa en la lucha por la libertad, no, para qué, jodidos pero tenemos, jodidos pero contentos, cuando menos éstos nos dan cuando los otros nos seguían jodiendo y no nos daban y eso es grave cuando no hay conducción social ni la organización política, no genera ideas y conciencia de la situación y de la lucha, si queremos formar hombres nuevos, plenos, libres, tenemos la obligación de generar hombres valientes que no limosnean ni se conforman con eso sino que luchan por su propia libertad interior y la libertad de los que aman, de otra forma, siguen siendo esclavos y, para ello, hay que leer a Franz Fanón o a los Hijos de Sánchez o caminar por entre las calles con un sentido crítico, real, no de manipulación y de aplauso, porque eso, un buen día, se termina o la gente comienza a exigir más, al fin lo dan, no les cuesta y eso generará, como vemos ahora en Venezuela, las masas de limosneros inconformes pero que no saben ni pueden luchar por su propia libertad.

Es tiempo de que pensemos en otros esquemas, a lo mejor a AMLO este le parece bien porque cuando menos controla la explosión social y el enojo, evita las confrontaciones y las ideas, aplatana como la marihuana, hace una sociedad conformista, manipulable y eso es lo que siempre han peleado los grandes intereses para poder operar a su antojo y explotar la vida y las propiedades y recursos de toda la gente, ese es la forma ideal de mantenernos esclavizados y apendejados y, bueno, nos dirán que no es malo que se apoye y ayude a la gente con dinero, pero esa no es la solución, es bueno, pero no soluciona la realidad porque al final de cuentas los transportes y la movilidad es tan lenta y mala que nos siguen explotando, esclavizando, enfermando y nos mantienen aplatanados como el fut bol o el beis, pegados a la pantalla chica para continuar apendejándonos, así se generan los éxitos en las telenovelas, con un pueblo idiotizado que solamente ve, pero no actúa ni lucha por su propio bienestar sino que espera los milagros y ese es el objetivo de mantenernos esclavos y pedinches, miserables, esperanzados, como limosneros… jodidos pues. Y no soy de la prensa fifí y, si no aceptan las críticas pues ya saben… a dónde ir, a pasar vacaciones, al fin de cuentas que yo, ni eso tengo.