*PRI: del miedo a la democracia al fracaso en Yucatán
*Allá imponen dirigente y la militancia se va a Morena
*Ni AMLO para la pelea entre Martí, Yedckol y Monreal
*En los muchos viejos y en los pocos nuevos.

No importa su edad personal ni la edad de su militancia.

En unos y otros crecen los temores de división y por eso suben las voces y los tonos para conciliar entre las distintas facciones.

Dos preocupan en especial: quienes le van a José Narro Robles, por quien se inclina la estructura, o a Alejandro Moreno Alito, de creciente fuerza en la base.

Ahí se suponen las mayores polarizaciones, pues unos se identifican por edad y disciplina con el pasado y otros porque reclaman una operación a democracia abierta.

Estos culpan a aquéllos de haber devaluado el historial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) inclusive desde el poder recuperado.

Y los mayores no ven edad y experiencia en quienes se asoman por una oportunidad para impulsar transformaciones con la meta de recuperar el poder avasallado en julio pasado.

Pero otros aspirantes también figuran: a Ivonne Ortega y Ulises Ruiz les reconocen el mérito de señalar defectos y, llegado el caso, ser factores de equilibrio.

YUCATÁN: DEL PRI A MORENA

Pero las experiencia democráticas no favorecen al PRI.

Ningún ejercicio suyo se salva: ni el de 1999 –Roberto Madrazo contra Francisco Labastida por la candidatura presidencial- ni los de 2001 y 2013 –Madrazo contra Beatriz Paredes, Paredes contra Enrique Jackson– por la dirigencia.

Siempre hubo malas artes, esencia tricolor.

Ahora, otra vez en la orfandad presidencial, el PRI se prepara para una elección con dos actores centrales, José Narro y Alejandro Moreno.

Si no se da, aquí tiene el adelanto.

Sin acuerdo, el riesgo es repetir la historia de Yucatán:

Allá se convocó a una elección abierta y ganó la fórmula menos esperada, la integrada por Francisco Torres Rivas y Lila Frías Castillo.

Las parejas perdedoras –Francisco Medina-Reynalda Cocom, Diego Lugo-Raimunda Che, Jorge Carlos González-Laura Domínguez– y sus seguidores no se han sumado…

…no se han sumado al PRI, porque mayoritariamente ahora buscan acomodo en otra fuerza política.

¿Le late el nombre?

Aventure: si apunta al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) andará cerca.

Porque ya ni el partido Verde les parece opción: es más morado que Morena y sólo sirve a los ex priístas como estación de paso.

POLEVNSKY, BATRES, MONREAL

Ni Andrés Manuel López Obrador ha podido detener la confrontación al interior de su partido, Morena.

Fue útil, al menos en nivel de tensión, su llamado a Martí Batres y Ricardo Monreal a buscar colaboración en lugar de confrontación.

Aquí lo dijimos varias veces: desde la Presidencia del Senado Batres destejía lo que Monreal tejía, pesar de lo cual el zacatecano pudo sacar la Guardia Nacional.

Ahora las leyes complementarias, reglamentos y otros ordenamientos deberán esperar más allá del período ordinario.

Ahora todo está pervertido por la designación de un general en activo, Luis Rodríguez Bucio, a pesar del rechazo de organismos de derechos humanos y la oposición.

Y por si fuera poco luchar contra varias fracciones senatoriales, Monreal debe seguir su lucha contra Yeidckol Polevnsky.

Una pelea cada vez más añeja y sin fin a la vista.