¡QUE CONSTE,…SON REFLEXIONES!

POR SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS.

ESTA COLUMNA ENVÍA SU PÉSAME AL GENERAL RAFAEL MACEDO DE LA CONCHA POR EL FALLECIMIENTO DE SU SEÑOR PADRE, EL General de División, Rafael Macedo. DESCANSE EN PAZ.

La imaginación y la maldad humanas van de la mano, ahora entendemos lo que va sucediendo en el mundo y en México, sabemos que desde China se realiza el gran contrabando de medicamentos chafas que solamente sirven a un grupito de gentes para enriquecerse a costa de la salud de millones de gentes, este negocio, ahora, está tan en boga que sustituye en algunas ramas al narcotráfico o al tráfico de armas y personas ya que su volumen alcanza, financieramente, más de 200 mil millones de dólares y tiene mucho menor riesgo y necesidades financieras y de control en las ventas que las drogas, incluyendo el que no tienen que mantener ejércitos de sicarios para proteger el negocio, así lo vimos con el famoso Gutiérrez Candiani, primo de otro compare del gobernador, Gabino Cué, que con este mecanismo defraudaron a los oaxaqueños con más de siete mil millones de pesos que han dejado como daño patrimonial en el sector salud de Oaxaca y entendemos que por las relaciones políticas con los miembros de la actual administración de parte de su compadre Gabino Cué y de su socio y operador Jorge, el coco, Castillo, siguen en la impunidad, así que se pueden imaginar que como dicen en mi pueblo: pues este arroz ya se cocinó y, la impunidad, campeará, porque no hay forma de demostrar el fraude y saqueo de los recursos ya que los medicamentos, chafas, pues se entregaron y se pagaron por parte de las autoridades financieras del estado y del sector salud y el daño, a pesar de que se pueda mostrar en la vida o beneficio de los pacientes será muy difícil hacerlo, pero, seguramente, es menos probable, ya que ahora gozan de la protección de los políticos que se encuentran en el poder y de los cuales Gabino es socio y compañero de fatigas y “luchas”, si, la izquierda, también tiene y cuenta con sus pillos protegidos y en la impunidad… todo es cuestión de suerte y de poder…y del negocio

La crisis del sector salud obliga a los mexicanos, cuenten o no con la protección de los servicios de salud, de recurrir al final de cuentas a las consultas privadas o a la compra de medicamentos ya que en el sector no existen los que se necesitan o los mismos médicos del sector mandan a sus pacientes a las consultas privadas y a la compra de medicamentos, alegando que los que hay no sirven o no tienen y así, los mexicanos, recurrimos a las farmacias de similares y ahora que han proliferado en los tianguis la venta de

medicamentos venidos desde China o copiados y falsificados en MÉXICO, la venta alcanza niveles sorprendentes y entendemos que los resultados son terribles para la gente que no se cura y si empeora en sus males o muere. Esto está sucediendo en cientos de poblaciones y de tianguis en todo el país y especialmente en Guatemala y Centro América y se vienen agravando los males de tal suerte que estamos en una verdadera crisis de salud y, las autoridades, si no tienen ni siquiera para moverse con vehículos, pues menos tienen condiciones de inspección en los cientos de tianguis del país, alegando que los recortes presupuestales no les dejan cumplir con sus obligaciones y así, mejor se alían con los distribuidores masivos de esos productos falsificados y se hacen de la vista gorda permitiendo su venta a cambio de una cuántas monedas y dejando empeorar la salud de millones de mexicanos que alcanza crisis o llegan a la muerte.

El negocio es tan serios que, además, encontramos medicamentos en esos puestos que provienen del sector oficial como el Seguro o el ISSTE, incluso nos comentan que para darles mayor “credibilidad y confianza a los compradores” falsifican las cajas de esos medicamentos como si fueran del sector público y se venden con mayor seguridad, lo curioso es que también conocen los nombres y las formulaciones que se imprimen y de los que más se consumen, incluyendo a los de alto costo y riesgo que se venden en condiciones especiales por medio de médicos en clínicas o en consultorios, con el fin de darles gato por liebre a precios de miles de pesos, alegando que son sustraídos de esos grupos hospitalarios oficiales y que por ello se venden de tal manera.

En fin, la distribución de medicamentos falsos que no cuentan con ningún ingrediente real sino que son simples pastillas de azúcar que llegan desde China o Guatemala, es una constante que se ve en los tianguis y centro especiales de distribución cercanos a los centros de salud o los laboratorios y en ello están metidos muchos grupos delincuenciales que son los que protegen este mecanismo y lo llevan, incluso, a las ventas en hospitales y centros de salud sobre todo en zonas marginadas y alejadas, por ello, el esquema de crisis del sector salud es mucho mayor y grave porque la salud se deteriora y llegan muchos a la muerte, cuando se pudieron salvar con una buena atención y medicamentos reales, no falsificados, pero recordemos que el negocio a nivel mundial es casi tan productivo como el de las drogas, llegando a los más de 200 mil millones de dólares y la legislación no está clara y, por ello, la impunidad es mayor, negocio sin peligro para los pillos y con resultados fatales para los enfermos y consumidores…