Elba Esther no detiene su proyecto político, sindical y partidista
Asegura seguir aliada a AMLO y negocia con la CNTE y el SNTE
El falso inicio de la recuperación de bienes robados a la nación
Elba Esther Gordillo no desiste.

Mantiene intactas sus ambiciones políticas, sindicales y partidistas para recomponer su imperio deshecho con su detención, el 26 de febrero de 2013.

No cree rotas sus relaciones con Andrés Manuel López Obrador, al cual se sumó y por el cual trabajó durante más de un año para hacerlo presidente de la república.

Ni siquiera se siente distanciada.

Cuando el tema era la venganza contra Enrique Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el proyecto era común y de largo alcance.

En lo público ya se conoce: abolir la reforma educativa del sexenio pasado, regresar la dignidad a la carrera magisterial, atender los reclamos de los maestros.

En lo personal se clamaba justicia: recuperar la libertad, exoneración absoluta, retiro de todos los cargos, restitución de bienes y por supuesto la rehabilitación política.

Con base en ese acuerdo, La Maestra sigue en su empeño.

Personalmente mantiene contacto con todas las corrientes del sector educativo, reconstruye relaciones y busca acuerdos con los dos polos principales, la coordinadora y el sindicato.

EL SNTE COMO OBJETIVO

En el poder piensan distinto.

Aquí dimos cuenta, el viernes pasado, sobre las sospechas con cuales de observa el comportamiento de Elba Esther Gordillo y su pretensión de recuperar el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Su peso es evidente: bastó una declaración suya para retirar a Juan Díaz de la Torre de la presidencia del sindicato y poner a un neutral, Alfonso Cepeda.

Pero él no es del agrado de La Maestra y el gobierno pretende darle la oportunidad de estabilizar al gremio antes de dar el siguiente paso de la reforma educativa.

Aquí entra el tema.

Ni la señora Gordillo ni ninguno de sus aliados entra en el radar del gobierno porque, según su pulso, se le considera tema de conflicto y desprestigio.

Por eso el SNTE no volverá a ser suyo.

Distinto es lo político-electoral.

Ella ha delegado en tres personas fundamentalmente -su sobrino René Fujiwara, su yerno Fernando González y su amigo Rafael Ochoa Guzmán– la integración de las redes para dar vida a su nuevo partido.

Creen ir muy bien porque, me subraya Fernando González, “nuestra relación con el gobierno es profunda, extensa y coincidente” y con el presidente “fuerte e inquebrantable”.

Esperemos el final.

FALSOS MACHUCHONES

1.- El Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, vaya imaginación, nace con una paradoja:

Comenzará a funcionar con el producto de la venta de vehículos heredados del sexenio anterior.

Pero, ¿sabe usted?, en buena parte y sobre todo los más costosos fueron regalos a México por gobiernos extranjeros.

-Los traían machucones de Peña -dice el discurso oficial.

¿Habrá reacción de esos países, pues se los obsequiaron a México sobre todo para atender a visitantes extranjeros?

Algunos jefes de Estado, de gobierno y jeques los enviaron para usarlos durante su permanencia y los dejaron aquí con ese objetivo.

Y 2.- no importan las razones.

Grupos de toda calaña toman casetas de sur a norte del país y ayer le tocó, una vez más, a la de México-Cuernavaca.

Pedían “50 pesos voluntarios” a los automovilistas.

-¿Para qué son? ¿Cuál es su causa?

Silencio.

Mientras titubeaban y amenazaban, yo como automovilista pensaba:

-¿Cuál de ellos será el próximo presidente de México llegado desde la protesta?