Qué tal la reunión de los 11 gobernadores del PRI el lunes pasado en Toluca, Estado de México. En redes sociales algunos de ellos escribieron el objetivo de la misma, pero sin coincidir en los temas tratados.

Por ejemplo, @alfredodelmazo, mandatario del Estado de México escribió: “Los Gobernadores del PRI nos reunimos para trabajar en torno a los temas nacionales de gran relevancia: seguridad, salud y educación.”

Ignacio Peralta (@nachoperaltacol), de Colima, lo dijo así: “Nos reunimos gobernadores de @PRI_Nacional para analizar temas prioritarios para nuestras entidades y para todo el país, como son educación de calidad, salud para las familias y fortalecimiento de la seguridad pública”.

Quirino Ordaz, gobernador de Sinaloa, dio RT al tuit de Alfredo del Mazo.

Mientras el mandatario de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito”), escribió en Twitter: “La gobernadora y gobernadores del Partido Revolucionario Institucional, siempre trabajamos para lograr consensos a favor de México y de la unidad del PRI”. Aquí la falta de coincidencia, cuando menos en lo expresado en redes sociales.

Ups. Parece que “Alito” se fue de boca; su expresión generó suspicacias sobre el real objetivo de la reunión de los gobernadores priistas: Un cónclave en respaldo a él para la presidencia nacional del PRI. Bien lo dice la vox populi, “no hagas cosas buenas que parezcan malas”.

Tan así, que otros aspirantes a presidir el Comité Ejecutivo Nacional priista reaccionaron de inmediato en redes sociales. Por ejemplo, José Narro Robles, escribió:

“La reunión que sostuvieron ayer 11 de los 12 gobernadores del @PRI_Nacional en #Toluca y en la que acordaron apoyar el proyecto de @alitomorenoc para dirigir al partido, deja claro que el candidato oficial, el candidato de la cúpula es #Alito.”

“Yo estoy en favor de la unidad del @PRI_Nacional, por la unidad que se construye y no por la que se impone. Seguiré trabajando por la transformación de nuestro instituto político para contribuir a la democracia en nuestro país. #UnPRIUnido”

“Al priismo se los digo claro: ¡Por el @PRI_Nacional, por #México y su futuro, #NarroNiSeBajaNiSeRaja!”

¿Qué tal? Narro parece enojado y decidido; veremos qué pasa en el momento del registro de aspirantes a la presidencia nacional priista.

Ulises Ruiz Ortiz, uno de los aspirantes más fuertes, también mostró su malestar dándole RT al siguiente tuit de Democracia Interna, corriente que lidera: “Se pronuncia Peña Nieto a través de sus alfiles en favor de Amlito. Ridículo que once gobernadores que hundieron al partido en sus estados en 2018, todavía pretendan imponer al nuevo dirigente del @PRI_Nacional. La militancia los va a derrotar.”

En tanto, Ivonne Ortega Pacheco, no dijo en nada en redes sociales respecto a la reunión de los 11 gobernadores priistas. Sin embargo, ella ha dicho que cuando compite lo hace en serio, por convicción, sin simulación, para ganar y hasta el final. Cuando menos así lo hizo notar en una plática en corto.

En fin, parece que ninguno de los cuatro cuadros más competitivos para la elección interna a la presidencia nacional del PRI prevé rajarse; es decir, claudicar en la búsqueda de presidir su longevo partido.

Dimitir sería dejar en manos de un grupo la decisión de las candidaturas para las próximas elecciones federales intermedias y las locales. Claro, la cúpula tampoco se va a dejar. Y en esa lucha están. Incluso, hay quienes todavía buscan llegar a la elección interna con una candidatura de unidad.

¿BUENAS O MALAS SEÑALES?

Si como dijo José Narro, en la mencionada reunión de Toluca los once gobernadores priistas “acordaron apoyar el proyecto de @alitomorenoc para dirigir al partido” es una mala señal para el destino del Revolucionario Institucional. ¿O es buena?

La aparición de un aspirante flanqueado por cuadros de poder interno, ha sido una de las prácticas dañinas, dada la simulación que implica en un proceso electivo.

Sí, los gobernadores respaldan, ¿pero también la base priista en su respectivo estado?

El respaldo hacia un aspirante por parte de un cuadro con la calidad de mandatario proyecta a éste como operador electoral en su entidad, a menos de que solo prometa y comprometa un voto: El suyo.

Vaya, las cargadas quien sabe si funcionen en las circunstancias en que se encuentra el PRI actualmente, y que seguramente empeorará después de las elecciones locales del próximo domingo.

Además, la presencia de mandatarios en reuniones con fines partidistas y electorales los coloca en el riego de infringir las leyes electorales, máxime cuando los encuentros se llevan a cabo en días hábiles y echando mano de infraestructura pública.

En fin, la única que no asistió a la reunión fue la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich. No obstante, en su tuit “Alito” hace referencia a una mandataria y la única priista es ella.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com