* Pocos ignoran que Oaxaca es cuna del esquema de evasión de impuestos outsourcing, lo que le ha convertido en una gigantesca lavadora de dinero público, del crimen organizado y del narco.
* Son de sobra conocidos los abogados y contadores fiscalistas y las empresas de outsourcing oaxaqueñas que han participado en el saqueo de la nación, en los diversos gobiernos federales.

(A la madrina Michelle Chidiac, a su hija Michelle, a sus hijos Jorge Charbel y José Enrique por el doloroso fallecimiento de don José Estefan Acar, amigo, padrino y compadre de miles de oaxaqueños, a sus familiares y amigos. Un abrazo solidario personal y familiar en estos momentos difíciles. Descanse en paz)

Sin duda, a lo largo de la historia los oaxaqueños de ayer y de hoy han puesto de manifiesto su genialidad. La diferencia abismal que en el pasado lo hacían de manera positiva, hoy negativa.
Con el fin del gobierno del oaxaqueño renegado Gustavo Díaz Ordaz Bolaños terminó la aportación preponderante de numerosos oaxaqueños a la construcción de México desde la Independencia.
Destacan Carlos María de Bustamante, redactor del Acta de Independencia y de Los Sentimientos de la Nación, fuente de la Constitución de Apatzingán de 1814, hasta Benito Juárez y Porfirio Díaz.
En los gobiernos de Adolfo Ruiz Cortines sobresalió Carlos Franco Sodi y Norberto Aguirre Palancares con Gustavo Díaz Ordaz. Franco brilló después con el regente Ernesto P. Uruchurtu.
Es doloroso reconocer que, lamentablemente, las cosas cambiaron radicalmente al tomar por asalto el poder los oaxaqueños ausentes sin el debido arraigo en la tierra que los vio nacer.
A partir del echeverriato izquierdizante de corte populista una nueva camada de oaxaqueños, como Heladio Ramírez López y Augusto Gómez Villanueva, contribuyeron a destruir a México.
Participaron en la destrucción de la educación y producción de Oaxaca al incendiar la entonces Universidad Benito Juárez de Oaxaca (UBJO) y promover la invasión de las mejores tierras.
Los echeverristas oaxaqueños contribuyeron, también, a la destrucción de la educación básica al entregar el Instituto de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) a la Sección XXII de la CNTE.
Después de medio siglo desde la década de los 70 el pueblo de Oaxaca no logra exorcizar a los demonios que siguen destruyendo al estado. Si las maldiciones existen, ésta es la mayor.
La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda tiene en la mira a 50 empresas involucradas en la escandalosa corrupción conocida como Estafa Maestra.
Pocos ignoran que Oaxaca es cuna del esquema de evasión de impuestos outsourcing, lo que le ha convertido en una gigantesca lavadora de dinero público, del crimen organizado y del narco.
A la luz de este hecho de todos conocido, nada de extraño tendría que en la trama de desvíos millonarios en Sedesol y Sedatu durante las gestiones de Rosario Robles, participaran oaxaqueños.
Son de sobra conocidos los abogados y contadores fiscalistas y las empresas de outsourcing oaxaqueñas que han participado en el saqueo de la nación, en los diversos gobiernos federales.
De ser así habrá que esperar el avance y conclusión de las investigaciones para saber en todo caso si los socios de Paco Gil Díaz y Pedro Aspe, ex secretarios de Hacienda, u otros, están involucrados.
Hasta antes del cambio de régimen que promueve el Presidente Andrés Manuel López Obrador empresas y empresarios oaxaqueños han sido intocables al garantizárseles total impunidad.
Estos siniestros personajes, son los modernos mecenas de políticos y gobernantes al financiar sus campañas político-electorales, a cambio de seguir saqueando a México y Oaxaca sin llenadera.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene la responsabilidad histórica y social de demandar a las instancias correspondientes aplicar todo el peso de la ley a los grandes corruptos.
López Obrador no puede darse el lujo ni tiene derecho a fallar a los mexicanos en el combate eficaz contra la corrupción. Es la gran oportunidad de Andrés Manuel de pasar a la historia.
Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, precisó que aún no se procede al congelamiento de ninguna cuenta y que no solo se indaga a Rosario Robles Berlanga.
"No, evidentemente hay una red de servidores públicos y empresas relacionadas, no puedo dar datos", dijo, según publica Reforma.
Respecto al número de probables responsables, respondió: "Estamos analizando 50 empresas relacionadas con el caso"
"De momento no (hay cuentas congeladas), pero estamos ya analizado toda la información del sistema financiero para poder proceder en consecuencia".
Nieto minimizó el reclamo de Robles de que se violó el debido proceso tras darse a conocer que fue citada a declarar para ser imputada en el caso.
El funcionario dijo que la ley no ampara la secrecía cuando se trata de casos de corrupción.
"Me parece que se trata de un ejercicio de derecho de acceso a la información pública, hay que recordar que muchos tribunales constitucionales en el mundo, incluyendo la Suprema Corte en México, ha señalado que el derecho al honor, a la vida privada de los servidores públicos, es más reducido cuando estamos en presencia de presuntos actos de corrupción", consideró.
"Hay que recordar que la propia legislación establece en materia de transparencia y acceso a la información pública que en los casos de corrupción no puede decretarse la reserva de ley y tienen que ser del conocimiento público".

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila