Rosy RAMALES

El canibalismo al interior del PRD es de los tantos errores que llevaron a este partido al borde de la extinción, apenas a sus 30 años de edad.

Y por el mismo camino va Morena, en cuyas filas pululan ex perredistas, que aunque mutaron a morenistas les aflora el ADN tribal. Y súmenle las mañas de ex priistas.

Ahí está el más claro ejemplo en el pleito Martí Batres Guadarrama y Ricardo Monreal Ávila, agudizado ahora por la pretensión de ambos de controlar la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores.

Y vaya usted a saber si el fondo del propósito sea cierto control económico, además del político. Pero como reza la vox pupuli “piensa mal y acertarás”, seguramente así es.

El presidente de la Mesa Directiva hace mucho tiempo dejó de ser mera figura decorativa; hoy forma parte de un invento llamado Conferencia, mediante la cual participa en la toma de decisiones; y teniendo un importante rango como parte de los órganos de gobierno, pues goza de todo tipo de canonjías.

Entonces, ¡cómo dejar el hueso…perdón, la presidencia de la Mesa Directiva!

Amén de lo anterior, Martí Batres se ve pésimo peleando la reelección en el cargo cuando éste órgano de dirección es de renovación anual.

Ni en los mejores tiempos del PRI se veían pleitos tan cruentos entre priistas por el control de los órganos camerales, y mucho menos intentos reeleccionistas.

Así son los morenistas cuando se les cruza el ADN perredista: No aceptan la derrota y todo quieren arrebatarlo a punta de sombrerazos; cuando mejor se comportan, recurren a la vía civilizada, que es la jurisdiccional.

¿Por qué pretender reelegirse? ¿Cuál es el argumento de Martí Batres? ¿Cuál es su razón legal o moral? ¿De qué privilegios goza para continuar al frente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores?

Vaya, como si no existieran más senadores y senadoras del grupo parlamentario de Morena con derecho a presidirla.

Como todo mal perdedor, Martí Batres culpa a Ricardo Monreal de haber maniobrado para que la votación interna le fuera desfavorable; inclinando la balanza hacia la senadora Mónica Fernández Balboa de la misma bancada morenista.

Por cierto, la legisladora representa a Tabasco, entidad natal del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. ¿Tendrá algo que ver el origen en su elección interna para presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores?

Como sea, Fernández Balboa le ganó a Batres por 33 votos contra 29. Claro, éste acusa trampas y manipulación. Claro, no lo dijo expresamente, pero se infiere de sus reclamos por la participación de senadores del Partido Encuentro Social (PES).

Martí se vería mejor impugnando la votación, que saliendo a exhibir públicamente los pleitos internos. Bueno, algo mejor, porque de todos modos proyectaría la imagen de ambición y de mal perdedor.

Es más, con su rosario de acusaciones Batres se exhibe así mismo; incluso, hasta queda como mal operador político. No supo operar sus reelección; le ganó Monreal.

O, visto de otra manera: No supo convencer a sus compañeros de bancada para conseguir de ellos su apoyo para reelegirse como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

O de plano los senadores y senadoras no vieron con buenos ojos ni su desempeño en la conducción del órgano directivo, ni su pretensión de reelegirse.

En fin, que el pleito entre Martí Batres y Ricardo Monreal debe verse también en el contexto de la próxima renovación de la dirigencia nacional de Morena.

Por cierto, la actual lidereza del partido, Yeidckol Polevnsky, emplazó al Senado a desconocer la votación para la presidencia de la Cámara alta y repetirla de nuevo, pero ahora con miembros de Morena y sin incluir al PES.

Mmm… los asuntos camerales, son eso: Camerales; competen a la vida parlamentaria, no a la vida partidista; salvo que los estatutos de Morena prevean situaciones distintas.

Aunque si se trata de la elección de la autoridad de un órgano estrictamente cameral, entonces corresponde exclusivamente al ámbito parlamentario.

En fin, los morenistas no alcanzan a comprender la imagen tan negativa que van dejando en la ciudadanía con tanto pleito interno.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com








Rosy RAMALES