México, D.F.- “Los recursos naturales para nosotros son importantes y nos inspiran, por ejemplo el sonido de la lluvia y el viento, y la luz del sol y la luna son determinantes para nuestra creación”, afirmó Huang Chih-Chun, cofundador y director musical de la compañía taiwanesa U-Theatre.

La agrupación se presentará en la 39 edición del Festival Internacional Cervantino con su propuesta artística Sound of the Ocean (Sonido del Océano), en la cual hace una reflexión de la naturaleza, el correr del agua, como metáfora del mismo camino de la vida.

En conferencia de prensa ofrecida por Huang Chih-Chun, cofundador y director musical de U-Theatre, y Fei-Ling Yu, también cofundadora y directora artística, dieron a conocer los pormenores de su propuesta artística.

Alejados del bullicio, el grupo vive, como una familia, en una montaña de Taipei, donde se mantienen al margen del bullicio de la ciudad, de sus aglomeraciones y neurosis. Sus representaciones “tienen un estilo especial debido a su modo de vida. Vivimos cada día en la montaña, repicamos el tambor, practicamos la danza y caminamos por toda la ciudad”, subrayó Chih-Chun.

Con varios años de preparación, Sound of the Ocean (Sonido del Océano) surgió de la contemplación, “había ido alguna vez a escuchar la clase matutina de los monjes cuando empezaron a tocar unas enormes campanas. Sentado ahí me sentí tranquilo. Entonces encontré, además del tambor entre los instrumentos de Taiwán, el gong”, remarcó el creador.

Para lograr nuevos sonidos con el gong, el artista hizo una modificación a la forma de tocarlo. “Originalmente el palo para interpretar el gong en Taiwán es pequeño entonces he cambiado el tamaño a uno más alargado para imitar el sonido de esas campanas”.

A partir de la invitación que le hicieran para participar en el Festival de Avignon, Francia, comentó que ha recorrido con esta puesta América, Europa y Asia.

Fundamentado en la filosofía de la armonía con la naturaleza, Chih-Chun considera que “lo más importante de nuestro grupo es la meditación, estar en un estado tranquilo y escuchar a sí mismo. Entonces si una persona está en plena meditación ya puede sentir el sonido de la naturaleza, de los pájaros, de los insectos, hasta el sonido de la luz y del sol”.