México, D.F.- El pasado cuatro de febrero falleció el pintor, dibujante, grabador y muralista Nicolás Moreno considerado uno de los mejores paisajistas mexicanos del siglo XX.

Moreno nació en la Ciudad de México, el 28 de diciembre de 1923. Estudió técnicas pictóricas y de grabado en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, Grabado y Escultura “La Esmeralda” y en la Academia de San Carlos de la Universidad Nacional Autónoma de México, instituciones en las que impartió clases desde 1951.

Paisajista nato, dedicó su vasta producción a recrear los escenarios naturales que observó en sus viajes por las provincias mexicanas. Realizó exposiciones individuales y colectivas por casi todo el país y en el extranjero expuso en Estados Unidos, Perú, España, Francia, Italia, Alemania, Polonia, Inglaterra, Rusia, China y Japón.

Entre sus principales obras se encuentran los murales del valle de Teotihuacan en la prehistoria, el paisaje de Suchitepec y la vista del valle del Mezquital en el Museo Nacional de Antropología, realizados por recomendaciones de Gerardo Murillo, el Dr. Atl, quien le tenía gran admiración y aprecio, y su obra en la escuela Ezequiel Chávez, Centro Cultural del México Contemporáneo y en el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA).

El 10 de noviembre de 2010 el artista plástico recibió un homenaje por su trayectoria de 70 años, en el Museo Nacional de Arte en el que señaló: “Yo miro no sólo la lejanía sino aspectos como la destrucción, la pobreza, la miseria y la belleza. Yo no hago cuadros bonitos, hago pinturas que son interesantes o trascendentes, por lo menos para mí.

“Trato con mi pintura de mostrar las diferencias que nos da el mismo paisaje: la pobreza, la riqueza, el abandono, porque mi pintura tiene muchos aspectos, no me pongo a hacer un lugar bonito y ya, trato de expresar algo con eso”.