Luego de que el diario inglés The Guardian publicará en agosto de 2016 que Aurora Pierdant y su hermano, Ricardo Pierdant, eran dueños de la casa de Miami, Florida, de Angélica Rivera, Primera Dama de México, la mujer señalada en esta nota informó que el medio impreso aceptó haber publicado información falsa. Ahora analiza la posibilidad de demandar a los medios nacionales que replicaron la información.

En el noticiero "Ciro Gómez Leyva por la mañana" se dijo que la señora Aurora Pierdant hizo llegar un documento de la Corte Inglesa donde The Guardian aceptó pagar una indemnización y el pago de los abogados.

Al respecto, la abogada Aurora Pierdant precisó que "desde abril firmamos un convenio con ellos (The Guardian) (…) y finalmente nos indemnizaron a mi hermano y a mí, a los dos", señaló al tiempo de precisar que se logró un acuerdo antes de llegar a juicio.

Agregó que su objetivo principal "era que saliera a la luz que nos habían difamado", situación que se logró. "The Guardian aceptó que todo lo que habíamos dicho era correcto, y que nos habían tenido que indemnizar y que se volvían a disculpar por haber publicado esa nota".

Aunque no precisó la cifra con la que fueron indemnizados, la señora Pierdant expuso que la mayor cantidad de este dinero fue para el pago de sus abogados.

La abogada Pierdant se refirió a este caso como "una pesadilla", la cual comenzó debido a que los reporteros del diario inglés no se acercaron a ella para preguntar sobre el departamento de Miami, propiedad de Angélica Rivera, Primera Dama de México.

"Es una pesadilla que todo mundo hable de usted, siendo usted una figura no pública, como es mi caso; y que después venga un amigo y te diga: tú estás apestada". La abogada agregó que "he tenido casos en donde personas que conozco, realmente me ofenden sin ninguna base. Entonces ha sido una pesadilla".

Además, a raíz de dicha información de supuesta corrupción y malos manejos, la abogada señaló que su actividad profesional se ha visto afectada. "Yo tengo que reivindicar mi imagen".

Ahora, agregó Pierdant, está analizando tomar medidas legales contra los medios mexicanos que replicaron la información de The Guardian, fuente original; la demanda sería por daño moral.

Aurora Pierdant subrayó que los medios mexicanos publicaron información extra a la del periódico inglés "y nadie parece hacerse responsable de que esa información esté circulando en las redes".