El gobierno mexicano rechazó las declaraciones de Donald Trump, quien desde la fronteriza Meza de Otay calificó y descalificó candidatos a la Presidencia de la República sin dar nombres.

Es un proceso que solamente “nos incumbe a los mexicanos”, refutó el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández.

Puntualizó:

“Corresponde sólo a los mexicanos decidir en julio próximo quiénes serán nuestros representantes para los próximos períodos”.

Con estos señalamientos, Sánchez Hernández distrajo la conferencia de prensa convocada para, con la presencia dle secretario José Calzada Rovirosa, exponer los avances en la producción agropecuaria.

En la víspera, Trump visitó la Mesa de Otay para supervisar los diferentes tipos de construcción de muros y aludió a las campañas mexicanas a su manera:

“Tienen unas elecciones pronto. Creo que tienen algunos candidatos que son muy buena gente, y tienen algunos que, quizá, no sean tan buenos. En cualquier caso, lidiaremos con ello”.

Aludió también al sinuoso trato con el presidente Enrique Peña, quien le exigió aclarar que México no pagará el muro y él contestó con un “¿estás loco? Yo no puedo decir eso”, y así se canceló la entrevista programada entre ambos, presumiblemente para abril.

Empero, el mandatario estadunidense no habló mal de su colega mexicano:

“Tengo una gran relación con el presidente de México, un hombre maravilloso, Enrique. Un tipo estupendo. Estamos tratando de arreglar las cosas. Veremos si ocurre o no. No sé si va a ocurrir.

“Es un gran negociador, ama al pueblo de México y está trabajando muy duro. Veremos qué pasa. Obviamente tenemos que tener (superados) algunos desacuerdos antes de llegar a este punto. En el próximo mes verán si eso ocurre bajo este gobierno. Me refiero a su gobierno”.