La dirigente nacional del PRI, Claudia Ruiz Massieu, reconoció que es un imperativo consolidar la cultura de transparencia y rendición de cuentas en el tricolor.

Admitió que de los retos más importantes del PRI para reconstruir la credibilidad del partido ante el electorado y recuperar la confianza de la ciudadanía, es trabajar en conjunto con valores y principios, consolidando la cultura de transparencia y rendición de cuentas.

“Si los priistas queremos fortalecer al partido, debemos empezar por poner orden en casa, trabajando con disciplina y con un sistema que funcione, con certidumbre y uso racional y transparente de los recursos públicos”, subrayó al inaugurar la Segunda Reunión Nacional de Contraloras y Contralores de los Comités Directivos Estatales de este instituto político.

En el salón “Alfonso Reyes” de la sede priista, la también senadora estuvo acompañada de la contralora general, Lisbeth Hernández Lecona; del presidente de la Comisión de Ética Partidista, José Antonio González Fernández, y de la secretaria adjunta a la Presidencia, Guadalupe Gómez Maganda.