El presidente electo obsequió todas las peticiones a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Inclusive, según su promesa, está en condiciones de tomar decisiones gubernamentales antes de tomar posesión el 1 de diciembre próximo.

Lo primero será desaparecer la evaluación magisterial, reinstalar a maestros cesados por abandonar clases o reprobar y liberar a los docentes encarcelados.

Inclusive les otorgó la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), creado para supervisar y garantizar la calidad de la enseñanza.

El diario Reforma tuvo acceso a los contenidos de una reunión privada en la casa de transición entre Andrés Manuel López Obrador y representantes de la CNTE.

-¿Se puede hacer algo? Porque nos la están aplicando donde no tenemos mayoría, la evaluación… -preguntó un dentista.

-No, no, no, no, pero eso no, eso se quita, eso ya se acabó -contestó López Obrador.

-Pero nos la van a aplicar en noviembre… -comentó un interlocutor del tabasqueño.

-No, no, no, no, no. ¿Entonces para qué esta puesto, soy torero o qué?… No, no no, no, eso sí entra en los primeros seis meses.

Oficialmente la información proporcionada por las partes fue distinta.

En ésta se anuncia que López Obrador y la CNTE mantendrán comunicación directa e institucional para atender los problemas del magisterio.