La esperada pelea de Saúl Canelo Álvarez contra Floyd Mayweather terminó con clase de boxeo del estadounidense sobre el mexicano.

El ídolo tapatío no acertó golpes, mientras su adversario, bien preparado, sólido en el golpeo y hábil en la defensa, brilló golpe a golpe, round por round.

Canelo no tuvo ninguna posibilidad y así perdió su invencibiludad.

De nada sirvió el coro de los miles de mexicanos que corearon su apodo.

Al final un juez dio empate 114 a 114, para sorpresa y confusión del público y de los aficionados en general.

Al final hubo decisión dividida, lo cual garantiza la revancha.