El club prescinde del técnico, que deja al equipo blanco noveno en la Liga y ha sufrido dos rescisiones de contrato en menos de cinco meses

El Real Madrid anunció este lunes el despido del técnico Julen Lopetegui. La secuencia de malos resultados encadenados durante el inicio de la temporada, especialmente en las últimas semanas, ha precipitado la destitución del preparador vasco, sentenciado después de que el equipo blanco encajase una severa derrota en el clásico del Camp Nou (5-1) frente al Barcelona. Santiago Solari, hasta ahora técnico del filial, se hace cargo del equipo de manera “provisional”, según el comunicado hecho público por el Madrid.

“La Junta Directiva entiende que existe una gran desproporción entre la calidad de la plantilla del Real Madrid, que cuenta con 8 jugadores nominados al próximo Balón de Oro, algo sin precedentes en la historia del club, y los resultados obtenidos hasta la fecha”, puede leerse en el comunicado oficial.

El conjunto blanco juega este miércoles en Melilla en la ida de dieciseisavos de la Copa del Rey. Según el reglamento de la Federación Española, un entrenador sólo puede ocupar el cargo de manera interina durante 14 días. Transcurrido este tiempo, ha de ser ratificado oficialmente como primer entrenador o dejar su puesto. Mientras, el club presidido por Florentino Pérez estudia la contratación del italiano Antonio Conte, exentrenador de la Juventus, el Chelsea y la selección italiana, aunque las negociaciones se han estancado en las últimas horas.

La salida de Lopetegui se produce cuando el Madrid ocupa el noveno lugar de la Liga, a siete puntos del líder, el Barcelona, y habiendo perdido cuatro partidos en las 10 primeras jornadas, con un balance muy pobre de goles (solo 14 a favor y otros tantos en contra). En los cinco últimos compromisos ligueros, los blancos perdieron cuatro (3-0 contra el Sevilla, 1-0 ante el Alavés, 1-2 en casa con el Levante y la goleada del Camp Nou) y tan solo pudieron arañar un empate (0-0) en el derbi madrileño frente al Atlético, en el Bernabéu.

Además, el Madrid no pudo con los rojiblancos en la primera cita del curso, la Supercopa de Europa (2-4), y en la Liga de Campeones el trazado ha sido irregular hasta ahora, al haber perdido contra el CSKA (1-0), ganado por la mínima al Viktoria Plzn (2-1) y habiendo tenido una sola noche plácida, contra la Roma (3-0). A esta debilidad en los resultados se une el desacierto ofensivo del equipo, y en consecuencia los pitos del Santiago Bernabéu, además de la división del vestuario en torno al ya exentrenador, protegido por un sector de la plantilla y distanciado de otro.

En menos de cinco meses, Lopetegui ha sido despedido de la selección española y del Madrid. Después de un recorrido brillante durante la fase de clasificación del Mundial de Rusia, la Federación Española (RFEF) prescindió de sus servicios a las puertas del campeonato, inmediatamente después de que el club dirigido por Florentino Pérez anunciase su contratación para relevar al francés Zinedine Zidane, el pasado 12 de junio. La RFEF rescindió unilateralmente su contrato y el técnico firmó por tres temporadas con la entidad de Concha Espina, a razón de unos seis millones de euros por cada una de ellas.

De entrada, Lopetegui (52 años) heredó un Madrid mermado por la marcha de Cristiano Ronaldo, con la penalización realizadora que ello conlleva, y el club solo aportó para el nuevo proyecto a tres fichajes: un portero (Courtois), un lateral derecho (Odriozola) y un delantero repescado a última hora (Mariano). También firmó a precio de estrella (45 millones de euros) al joven brasileño Vinícius Júnior, pero este apenas ha dispuesto de minutos en el primer equipo (12) y ha ido fogueándose con el Castilla.

“Ya sabemos cómo funciona el mundo del fútbol”, dijo el domingo en la sala de conferencias del Camp Nou. “Las responsabilidades recaen sobre el entrenador… Pero no soy estúpido”, agregó Lopetegui, quien, entre líneas, de forma velada, insinuó que el equipo ha echado en falta en este corto periplo sin Cristiano la pegada del portugués. “Si en el fútbol de este nivel no aprovechas las ocasiones y eres contundente lo pagas. Las áreas definen el fútbol”, sentenció el guipuzcoano, que enfiló la puerta de salida.



Esta nota originalmente se publicó en El País