Hace tres años, el velocista César Ramírez se clasificó a sus primeros Juegos Olímpicos, sin embargo, un mes antes de viajar a Río tuvo que desistir de su sueño, ya que le fue detectado cáncer.

A pesar de las circunstancias, una motivación extra llegó a su vida para luchar contra la enfermedad y regresar a las pistas: sus hijas, las gemelas Isabella y Alexandría.

“Fue una noticia muy bonita y agradable, ya que mi esposa no podía tener hijos en ese momento y fue una gran sorpresa enterarnos que estaba embarazada, además, jamás imaginamos que fueran dos niñas y al contrario de asustarnos, nos pusimos muy contentos de recibir a nuestras princesas.

“Pienso que el nacimiento de mis hijas es algo muy especial. Unos meses después de que mi esposa Samara saliera embarazada, me detectaron cáncer. Además, a mí me dieron de alta un 4 de octubre y ellas nacieron seis días después. Estaba de verdad con todas las ganas de salir adelante en mi tratamiento cuando nacieran mis hijas y gracias a Dios así fue”, compartió.

El sinaloense ha encontrado un equilibrio entre su carrera deportiva y el ser papá gracias al apoyo de su esposa Samara y su familia, quienes lo han ayudado a salir adelante y retomar su sueño de asistir a unos Juegos Olímpicos.

“Ser papá es otro nivel, muchas responsabilidades, pero tengo mucha gente a mi alrededor que me ha ayudado a salir adelante entre escuela y entrenamientos. Mi vida dio un completo cambio. Es divertido que me acompañen a entrenamientos, ellas son todo para mí y haré cualquier cosa por ellas”, expresó

Enfocado en sus siguientes compromisos deportivos

César Ramírez continúa con su preparación deportiva y tiene como próximo objetivo la Universiada Mundial que se realizará en Nápoles, Italia, del 3 al 14 de julio.

“Me va a tocar asistir a la Universiada Mundial, sería nuestra segunda, la anterior fue en Taipéi 2017 donde rompimos récord mexicano en relevo 4x100 metros con un tiempo de 39.17 segundos y quedamos en cuarto lugar.

“A la Universiada del 2015 no pudimos asistir por los Juegos Panamericanos en Toronto, pero para esta edición, quiero cerrar mi ciclo universitario logrando los mejores resultados tanto en 100, 200 y relevo 4x100 metros”, externó.

El velocista quiere un lugar en los próximos Juegos Olímpicos y se mantiene entrenando para dar las marcas mínimas impuestas por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo.

“Vamos a buscar la clasificación a Tokio 2020 y queremos buscar otro ciclo olímpico en donde logremos estar corriendo los 200 metros abajo de 20 segundos. Sabemos que no es tarea fácil y por eso estamos trabajando desde ya”, aseveró.