La multinacional Nestlé invirtió 100 millones de pesos para duplicar su capacidad de recepción de leche en la planta de Lagos de Moreno, Jalisco, lo que les permitirá reducir el tiempo de procesamiento de sus productos.

En entrevista, el vicepresidente de Técnica y Manufactura de la empresa, Marco Guimaraes, señaló que esto elimina un cuello de botella en su proceso, ayuda a mejorar mejorar su calidad y reduce un 50 por ciento el tiempo de producción.

De acuerdo con el directivo, Lagos es su fábrica más grande de lácteos y la segunda más importante que tienen en México, la cual recolecta alrededor del 16 por ciento de toda la producción de leche en Jalisco.

“Hoy compramos en el país más de 470 millones de litros de leche por día a proveedores que tienen volúmenes desde 80 litros por día, hasta aquellos que tienen más de 54 mil litros por día”, aseguró.

Asimismo, destacó que tienen el compromiso de hacer una inversión en México cercana a los 30 millones de pesos anuales, para proveer asistencia técnica a los productores de leche, tanto a los grandes como a los pequeños.

Sin embargo, Marco Guimaraes no descartó que Nestlé continúe realizando inversiones adicionales para incrementar su capacidad de producción en Mexico.

“Es un punto que dejamos siempre abierto, Nestlé está desde 1935 e invierte en plantas para aumentar el volumen, para hacer exportaciones, todos los años hacemos esa evaluación de acuerdo con la necesidad e invertimos porque creemos mucho en el potencial de México”, refirió.

La fábrica de lácteos de Nestlé es la que recibe el mayor volumen de leche fresca, de las 17 fábricas con las que la compañía cuenta en el país, donde se producen marcas como Nido, Svelty y Media Crema.

El directivo precisó que la planta sirve para atender la demanda nacional y también para exportar a países de América Latina, América Central y Estados Unidos.