Andrés Manuel López Obrador se confrontó con la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) por el precio de las gasolinas, durante su investidura como presidente de México.

“Ahora resulta que quienes aumentaron el precio de las gasolinas están pidiendo que baje”, reprochó el presidente ante la furia de los panistas en la Cámara.
Desde la tribuna del Congreso de la Unión, el tabasqueño se comprometió a que en breve, entre en funciones la refinería en Dos Bocas, Tabasco y se rehabiliten otras seis, todo ello con el objetivo de bajar el precio de la gasolina y los combustibles.

Los panistas respondieron al comentario levantando pancartas con el slogan “que baje la gasolina” y “menos IVA en la frontera”, mientras la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) aplaudía lo dicho por su líder.