CIUDAD DE MÉXICO.- Estados Unidos volvió a cargar contra México pese a tenerlo postrado y a su servicio en el control de migrantes.

Este lunes decidió imponer impuestos a varios productos mexicanos en porcentaje variable porque son, determinó el Departamento de Comercio, “derechos compensatorios”.

La decisión incluye a China porque uno y otro país aplican estímulos fiscales que favorecen a la industria y que a juicio de Washington afecta el comercio leal.

Según sus datos, México concede hasta 74 por ciento.

En tanto, la República Popular de China van de 30.30 a 177.43 por ciento.

Se supone que la medida también debía aplicarse a Canadá como en la ocasión anterior, pero allá los estímulos son insignificantes y, siempre en la versión de Estados Unidos, ni incide en el comercio bilateral.