Madrid.- El cineasta mexicano Arturo Ripstein no volverá al Festival de Cine de San Sebastián porque considera que se ha convertido en un festival “subnormal” y “en vías de desarrollo”, dijo en entrevista con el diario vasco Gara, en la que arremetió contra el jurado de la reciente edición.

“El caso del último jurado de San Sebastián es lamentable”, manifestó el director de Las razones del corazón, un film que partía como favorito para la Concha de Oro en San Sebastián, pero que se quedó sin ella, después de que Ripstein se hubiera hecho con ese reconocimiento en dos ediciones anteriores (1993 y 2000) .

El jurado del festival de cine de la ciudad del norte de España estuvo presidido en esta edición por la actriz estadounidense Frances McDormand. “No ha salido nunca de Pensilvania”, dijo Ripstein sobre ella.

“Los gringos nunca entienden nada, nunca han visto una película con subtítulos, no saben leerlos”.

El cineasta mexicano no ahorró críticas contra el resto de los miembros del jurado. Sobre la presencia en él de su compatriota el guionista y cineasta Guillermo Arriaga señaló que fue tener “un enemigo personal por el hecho de ser mexicano. Este cuate es de un talento innegable para la autopromoción”.

Del director español Álex de la Iglesia dijo que “no se olvida” de que él ya le había ganado una Concha de Oro.

“Una fotógrafa desconocida (Sophie Mantingeux) y un director danés desconocido (Bent Hamer), y dos chapuzas de actrices (Bai Ling y Sophie Okonedo) componen el resto de un jurado muy lamentable”, manifestó.

“Era un festival realmente serio, era de los cinco de Europa y, de pronto, es subnormal”, dijo Ripstein.

“La dirección del festival en este momento ha logrado convertirlo en un festival en vías de desarrollo”.

El cineasta mexicano aseguró que sus palabras no tienen que ver con el hecho de que su película no ganara la Concha de Oro. “No es un problema de ganar o perder, es un problema de ver cómo se mueven las cosas. Yo he ganado en un montón de festivales y he perdido en muchísimos más”, dijo.

Y comparó San Sebastián con Cannes. “Alguien me decía allí, en San Sebastián, que nunca será Cannes porque en Cannes sí saben cómo se trata a las películas y a las gentes que vienen. En San Sebastián es todo lo contrario. A mí me da muchísima pena, porque es un lugar que a mí me gustaba muchísimo, y no volveré”.

Contesta Arriaga

A través de su cuenta Twitter, Guillermo Arriaga recordó que creció viendo el cine del experimentado director.

“Caray, se enojó Ripstein, pero mi cariño y admiración siguen. Días antes declaré a la prensa española que crecí viendo su cine, búsquenla”, apuntó el escritor de Amores perros.

Agencia El Universal