¡Kate Middleton ha recuperado todo su glamour! -según nota de People en Español-.

La duquesa de Cambridge brilló con luz propia este jueves por la noche cuando asistió a una gala, lo cual marcó su primera salida nocturna oficial desde que dio a luz al príncipe George.

Fabulosa en un traje en lentejuelas de Jenny Packham, la princesa de 31 años acompañó a su esposo, el príncipe William, a la primera entrega de los Tusk Conservation Awards, durante los cuales el hijo mayor de la princesa Diana reconoció la labor de dos conservacionistas en África.

La organización benéfica Tusk, cuyo objetivo es asegurar la coexistencia pacífica entre la vida salvaje del África y su gente, organizó estos premios para reconocer “los grandes logros en el área de la conservación (de las especies) africanas”.

“Como se habrán enterado, recientemente Catherine y yo nos convertimos en padres de un niño que posee una voz que se puede comparar con el rugido de un león”, bromeó el orgulloso padre de 31 años.

“Esta es nuestra primera salida nocturna sin él, así que por favor discúlpennos si nos ven revisando nuestros teléfonos celulares para asegurarnos de que todo esté bien en la casa”, dijo.

Mientras, Kate —quien complementó su vestido con sandalias Jimmy Choo y un brazalete de diamantes que, se dice, fue un regalo de boda por parte de su suegro, el príncipe Carlos— dijo a uno de los presentes que su pequeño de siete semanas y media “es una mezcla de ambos”.

La pareja dijo que dejó al bebé en casa, al cuidado de su nana, Jessie Webb, de 71 años, quien hace más de 20 años fuera la niñera de William y su hermano, Harry, y que ahora cuida del nuevo Bebé Real.

Esta recepción se realizó luego de que el Palacio de Buckingham confirmara que William dejará la Fuerza Aérea Real para dedicar más tiempo a su familia y ocuparse de otras labores públicas.