Dos mil euros era lo que esta sobrecargo cobraba por tener sexo y le gustaban los vuelos largos, sin embargo podría ser expulsada de Arabia Saudita por mantener relaciones sexuales con los pasajeros durante las horas de vuelo.

La sobrecargo ganó aproximadamente nueve mil euros (171 mil pesos) al año, pero su negocio terminó cuando fue encontrada ofreciendo sexo en el baño.

Aunque se desconoce su nombre se sabe que fue despedida de forma inmediata bajo riesgo de ser desterrada y, según sus propias declaraciones “prefería los vuelos de larga distancia entre el Golfo y los Estados Unidos”.


inf./Tiempo Digital/Agencias