El miércoles 20 de diciembre, circularon por internet un par de imágenes íntimas de la conductora Montserrat Oliver y su pareja Yaya Kosikova, las cuales fueron filtradas por un hacker.

Las fotos pronto fueron viralizadas por diferentes sitios de internet, así como en redes sociales. Incluso, el tema se convirtió en Trending Topic en Twitter.

Ante el ruido provocado, Oliver, 51 años, decidió romper el silencio y mandar un mensaje a través de su cuenta de Instagram sobre lo sucedido, asegurando que se siente “triste” y “dolida”.

“Me siento profundamente triste, dolida y vulnerada por el hackeo de imágenes íntimas que están ahora circulando en redes sociales. Me sumo a las mujeres que en las últimas semanas han denunciado acoso y abuso de género. La violación de mi privacidad para hacer público algo tan personal y hasta llegar a alterar imágenes para incrementar el morbo es acoso y abuso. Se que no soy la primera persona publica en el mundo a la que invaden de esta manera, pero espero ser de las ultimas. Me duele que después de 30 años de carrera intachable y labor altruista sólo se quiera mirar mi intimidad. Les pido su ayuda para parar la viralización de estas imágenes y mostrar una vez más lo solidarios que podemos ser todos. Gracias.”

Luego del mensaje, Oliver recibió el apoyo de compañeros del medio, amigos cercanos y fans:

Yolanda Andrade, mejor compartió un video feliz:

Pese al apoyo de sus fans y compañeros, hay quienes aprovecharon la situación para hacer comentarios misóginos y homofóbicos, los cuales, por respeto no compartiremos. Pero hay que recordar que lo sucedido, es una invasión a la privacidad y como bien lo dijo Jennifer Lawrence en octubre de 2014 a Vanity Fair, luego de la filtración de sus fotos íntimas, “es un crímen sexual; es una violación, es asqueroso”.

En octubre de 2016, el hacker que liberó las fotos de Lawrence y Kate Upton, entre otras famosas, fue juzgado en una corte de Estados Unidos, y al declararse culpable, el juez solo lo condenó a 18 meses de cárcel.

Este año en México, la Comisión de Administración y Procuración de Justicia en la Asamblea Legislativa de Ciudad de México, se analizó si es posible tipificar el delito de “porno venganza”, la cual tendría una pena entre 3 y 5 años de prisión, a quienes publiquen en redes sociales, fotos íntimas de una persona. El Senado aprobó por unanimidad este proyecto.

De acuerdo con el dictamen que se discutió ante el pleno, el 90% de los casos son mujeres las víctimas.


inf./Tiempo Digital/Excélsior